Elecciones: no llames al ladrón para que vuelva a entrar en tu casa

Papeletas electorales
Papeletas electorales

Este próximo domingo se celebran Elecciones Generales y toca elegir al partido que se haga cargo de los destinos del país durante los próximos cuatro años. Uno de los retos que se deberían afrontar es el cambio de modelo productivo, algo en lo que hacen hincapié la totalidad de las formaciones que se presentan a las elecciones.

Para poder realizar ese cambio es necesario potenciar la I+D+i pero eso es algo que no se puede lograr en cuatro años. Se trata de un proyecto a largo plazo y que comienza por la reforma radical del sistema educativo. Una reforma que no se debería centrar en si se pone la religión como materia educativa obligatoria o si hay que aniquilar la escuela concertada. Una reforma que no ponga el foco en que todos los alumnos tengan que alcanzar la Universidad. Sí, sobran universitarios y faltan especialistas. Especialistas que no encontramos porque les obligamos (y becamos aunque no tengan las capacidades ni el interés en estudiar una carrera) a asistir a la Universidad. Sin este cambio, podremos seguir hablando de parecernos a Dinamarca durante siglos y continuaremos siendo un país al que le pillan todas las crisis en pañales.

Todos los partidos llevan propuestas de reforma de la educación y de especialización del profesorado. Incluido el Partido Popular que acaba de aprobar la enésima Ley de Reforma de la Educación hace pocos meses. Una Ley que, evidentemente, no vale.

El papel de la tecnología

Dentro de una reforma educativa y en pleno siglo XXI, la tecnología debería ser uno de los principales elementos a tener en cuenta. El alumnado de hoy maneja cualquier dispositivo tecnológico mejor que la inmensa mayoría de los adultos. Los cursos y talleres de robótica y programación (que no se incluyen como asignatura en toda la Educación Primaria) viven días de gloria a precios desorbitados que la gran mayoría de las familias no se pueden pagar. Una buena parte de las profesiones en las que podrán trabajar tus hijos en la próxima década no existe actualmente. Pero todos tenemos claro que esas nuevas profesiones pasan por la tecnología.

Somos un país con exceso de psicólogos y licenciados en derecho. Faltan informáticos e ingenieros. Y todavía nadie se ha puesto a la labor de cambiar esto.

Me he leído desde el principio hasta el final los programas de los cuatro principales aspirantes a la Presidencia del Gobierno. Sólo uno hace de la tecnología el leitmotiv del mismo: es el del PSOE. De hecho, su programa comienza y se basa en “la España del Conocimiento”. Desde la primera página se apuesta por la innovación y la educación como elemento para el desarrollo definitivo del país. La música suena bien pero… El PSOE gobernó hasta hace bien poco este país y ni desarrollo tecnológico ni cambio de paradigma en el sistema educativo. La obsesión del ministro Sebastián fue la dar subvenciones para la compra de coches de la misma forma que el ministro Soria se ha dedicado a la promoción turística de Canarias, sin pasar por la casilla tecnológica . Es decir: nada de nada.

Mientras tanto los pocos ingenieros, informáticos, programadores, etc que salen de nuestras universidades huyen del país ante la oferta de sueldos y perspectivas mejores que les ofrecen empresas alemanas, americanas o finlandesas. Porque las empresas radicadas en nuestro país también tienen lo suyo. Se quejan de la falta de esos especialistas y de que nuestro sistema educativo no nutre la demanda. No les falta razón pero esconden, que un salario alemán cuadruplica la mejor oferta que le haga una empresa en España. Y tampoco cuentan que hay empresas que se aprovechan del sistema para contratar en la modalidad del falso autónomo. Compañías que hacen de un estudiante el becario eterno. Y todo ello, por salarios que en muchos casos ni siquiera cubren el salario mínimo interprofesional: ¡Claro, es que está de prácticas!

Pero aparte de la apuesta por la tecnología y la mejora del sistema educativa que hagan los dos partidos, la principal losa, sin embargo, que arrastran PP y PSOE es la de la corrupción, que afecta a ambos por igual. Por este motivo, y por los precedentes, nadie debería votarles. Nadie. Porque es como si entraran en tu casa, te robaran y al cabo de cuatro años, cuando ya te has repuesto del golpe, no sólo no has puesto medidas de seguridad, sino que dejas las llaves de tu casa al ladrón para que te vuelva a robar a cambio, eso sí, de que te la deje como los chorros del oro una vez que te ha hurtado nuevamente.

Ciudadanos y Podemos, por su parte, son los nuevos. Los que tienen opciones reales de modificar la política española. Ambos tienen apartados dedicados exclusivamente al desarrollo tecnológico. Los dos hablan de la creación de campos tecnológicos y ciudades del conocimiento, de elevar el gasto en I+D+i, o de promover la cultura científica desde la educación primaria,… La música también suena bien, y al menos tenemos la duda de si lo harán o no lo harán. Tanto PP como PSOE, en materia de innovación y desarrollo, faltaron a sus compromisos electorales una vez alcanzado el poder.

Por primera vez en 40 años, la tecnología y la I+D+i parece que van a ocupar un papel más relevante que antaño. Y por primera vez, los españoles tenemos más opciones donde elegir, a derecha y a izquierda, fuera de los dos partidos tradicionales. Partidos que, de momento, no han entrado en tu casa a robarte. Ahora somos nosotros los que tenemos que decidir si queremos dejar las llaves de casa al chorizo, a cambio de que nos la deje ordenada, o si ya nos hemos cansado de él.

La música del post la pone Crystal Fighters: grupo británico de lo más interesante de la música actual que junta a la vez, guitarras, sintentizadores, cajas de ritmo e instrumentos tradicionales de la música del País Vasco.

Anuncios

Teletrabajar o tocarse las narices a dos manos

¿Qué hora es en estos momentos? Venga, hazlo. Mira tu reloj. Seguramente perteneces a esa inmensa mayoría que está leyendo este post por la mañana. Entre las 9 y las 10:30 horas para ser más concreto. Al menos, así lo reflejan las estadísticas. La mayor parte de mis lectores lo hacen a esas horas y de lunes a viernes. Voy a ser sincero: durante el fin de semana sólo cuatro tipos que deben de ser muy rarunos se dedican a leerlo. Vamos que no lo lee ni Cristo, así que es de suponer que la mayoría de mis lectores os encontráis en vuestra jornada laboral.

Deja de leerme. Hazlo luego, por la noche, cuando llegues a tu casa. Ten en cuenta que tu jefe está al acecho y en una de esas te va a pillar.

Mira que yo no quiero ser la causa de tus problemas laborales. Vale, sí. Tu jefe es un cabrón, te paga poco y te tiene muy explotado, así que porque pierdas cinco minutos de tu jornada laboral leyendo estas líneas tampoco debería ser para tanto. El tipejo se merece que pierdas el tiempo. Además siempre puedes poner la excusa de que estás informándote por el bien de la empresa. ¿Acaso tiene él miramientos cuando despide a alguien? ¿Le pone excusas del porqué de su rescisión unilateral de contrato? No, ¿verdad? Pues hala, sigue dándole a la lectura. ¡Que le froten!

La realidad es que somos poco productivos. Es verdad, es así. Siempre lo ha sido. Ahora porque tenemos esto de la Internet y del Social Media para estar entretenidos, pero antes, cuando esto no existía, ¿no recuerdas a ese compañero tuyo que se encerraba en el baño a leer el Marca? Todo un ejemplo de productividad: un señor ingeniero de teleco sentado en la taza del retrete, leyendo el diario deportivo. Y sí, el aseo estaba siempre ocupado, porque eran varios los empleados productivos que pasaban una parte de la jornada laboral acompañados de sanitarios, toallitas de papel y, por supuesto, el Marca.

Los tiempos han cambiado y gracias a las TIC tiramos menos de la cadena y el derroche de agua es menor, La gente ya no se menea de su asiento porque las nuevas tecnologías han posibilitado que no haga falta levantarse del puesto para perder el tiempo. Y, ¿el jefe? El jefe encantado. En este país siempre se ha valorado eso de estar pegado con Superglue a la banqueta. No importa si eres lento o si tu trabajo es nefasto: si llegas a las nueve, superas ampliamente tu jornada laboral y sales de la oficina doce horas después, tu jefe estará más que satisfecho (siempre que no le pidas que te pague las horas extra). Serás el empleado ejemplar de la empresa e incluso te pondrán como ejemplo del buen hacer delante de tus compañeros. Compañeros que por supuesto, saben que eres un inútil integral.

Claro, que las nuevas tecnologías han traído consigo un problemón. Una contrariedad de la que la mayoría de empresarios de este país no quiere oír ni hablar. Una cosa más embarazosa que un embarazo, que suele aparecer, casi siempre, después del parto y que responde al nombre de ¡teletrabajo! Si pusiéramos más mujeres en puestos directivos a lo mejor cambiaba la cosa, pero de momento la mayoría de las grandes empresas y no te digo ya de las medianas, están tomadas por hombres. Señores hechos y derechos y educados a la antigua usanza. De esos que hacen las cosas por sus cojones. Así que vete tú a hablarle de teletrabajo y de conciliación de la vida familiar y laboral. “Concilia ¿qué?” te dirá. Y tú toda digna (sí, digo toda digna porque los hombres en este país tampoco concilian, pero en este caso es porque lo de conciliar no mola: supone más curro) le empezarás a exponer las grandes ventajas de poder currar desde casa: “Se va a ahorrar la gasolina que me paga por desplazamientos, voy a consumir menos energía porque no gastaré ni agua del baño, ni energía del ordenador, ni calefacción en invierno ni aire acondicionado en verano y además, seré más productiva” Claro con lo de pagar menos empezó a poner atención pero eso de ser más productiva no le cuadra. El fan número uno del Loctite no puede permitir situaciones de este tipo así que al final acabarás cogiéndote una reducción de jornada, con la que el borrico del empresario tampoco estará muy de acuerdo pero que no tendrá más remedio que aceptar porque se lo marca la Ley. Eso sí, buscará todas las artimañas posibles para poder ponerte de patitas en la calle. Claro que para evitar esta situación tenemos una solución que Carlos Floriano, vicesecretario de Organización y Electoral del PP, nos dio el otro día: si estás imputado no te pueden despedir. Así que yo que tú dejaría de pagar la comunidad de tu casa durante un tiempo y que su presidente  te demandara o haría todo lo posible para que alguien te denunciara. En ese momento pasarás a estar imputada y nadie te puede botar del curro. Además seguro que así podrás trabajar desde tu casa. Al menos, es lo que pasa en el PP, que al exalcalde de Pozuelo y exmarido de la ministra de Sanidad, Ana Mato, como está imputado y no le pueden echar (anda que mira que aprobar hace un año una reforma laboral en la que se puede despedir casi por la cara, no se pueda echar a un imputado, tiene delito) pues le mandan a currar a su casa y con el sueldo íntegro.

Esta cosa del teletrabajo tiene también sus paradojas. He hablado del jefe tozudo y empecinado. Pero lo peor es una jefa machista (que las hay). Como la que mande en una empresa sea una mujer que lo que le mola es eso de que calientes la silla, ya puedes argumentar todo lo que quieras sobre las ventajas de teletrabajar. En esto del periodismo pasan estas cosas también. De hecho conocí a una mujer directora que se hartaba de hablar en sus editoriales de las bondades del teletrabajo pero en su medio no lo permitía ni por asomo. Es más, rizaba tanto el rizo, que si una rueda de prensa acababa media hora antes de que terminase la jornada laboral hacía a sus periodistas volver a la redacción aunque sólo fuera para fichar.

Y luego está el tema de los empleados. Hombres, me refiero. Estos son los peores, porque encima van de mártires. Es que, en realidad es más cómodo quedarse en la oficina que ir a casa, atender a las criaturas, en el caso de que las tuviera, o simplemente ponerse a hacer la cena. Para eso ya está la mujer -piensa-. En este caso el hombre prefiere estar conectado a la Red en modo ocioso, perdiendo el tiempo y luego llegar a su hogar y, con cara de abatimiento cual cordero degollado, quejarse del trabajo duro que tiene en la oficina. Claro, si teletrabajases, lo normal sería que después de la cena te tuvieras que poner a currar un poco más y eso no es lo que más apetece, ¿verdad pillín? Si es que te las sabes todas. Sí, serías más productivo, porque no perderías tiempo, pero tú tendrías mucha más tarea familiar y además tu jefe pensaría que no haces correctamente tu labor porque no estás permanentemente en tu sitio. Así que entre jefes, jefas y empleados machistas y carcas, pues la cosa nos va como nos va. Y es que, teletrabajar no es trabajar: es tocarse las narices a dos manos.

El vídeo musical de esta semana tiene que ver con el trabajo. Así que aquí tenemos a Bruce Springsteen, hace veinte años, cantando aquello de “Working on the highway”. Especialmente dedicado a aquellos/as que todavían no se han enterado de las ventajas reales de teletrabajar.