Smartphones para chonis

El nuevo gold iPhone 5s.
El nuevo gold iPhone 5s.

Como si no tuvieran cosas más importantes de las que preocuparse los fabricantes de teléfonos móviles están ahora enfrascados en una guerra de colorines. Todo ello porque a Apple se le ocurrió presentar uno de sus últimos modelo de terminal en color dorado. Sí, es hortera a más no poder y el teléfono parece más apropiado para una gran choni o para la frutera del mercadillo apasionada de los oros que para un ejecutivo que se precie.

Como no sólo de oro vive el hombre, los de Cupertino, pretenden vender su terminal de gama más baja, el iPhone 5c en una variedad de colores que ni el arcoíris. Esta habría sido una buena oportunidad para que Apple recuperara el modelo policromático de su logo, pero eso no, ese permanece en invariable monocromo.

El caso es que ha sido presentar sus nuevos teléfonos y el resto de fabricantes se han lanzado a la yugular. Lo sorprendente es que la munición con la que han atacado los competidores no iba dirigida a las características del teléfono sino, sorprendeos, a los colores empleados por Apple. El primero que inició las escaramuzas fue Nokia. Es verdad, los móviles de la finlandesa bien podrían montar entre ellos una auténtica bandera gay. Los tenían de todos los colores: rosa fucsia, verde fosforito, amarillo chillón… y sí Apple ha sacado sus nuevos teléfonos con colores igual de chillones. Así que nada más salir a la palestra a los de Nokia (o mejor Microsoft) les faltó tiempo para asegurar que estaban encantados con que Apple apostase también por introducirse en el maravilloso mundo del arcoíris.

Pero sin duda el que más ha dado que hablar es el iPhone 5s en color dorado. Sí, puede parecer una auténtica paletada propia de Cachuli o de Belén Esteban ir por la calle con un terminal de estas características, pero es el teláfono ideal para aquellos “quiero y no puedo”. Es decir: el nuevo rico. Paco el Pocero hay mogollón, pero por mucho que se lo propongan y mucha pasta que consigan reunir nunca llegarán a ser unos pijos integrales al estilo de Isabel Preysler. Para eso hay que pertenecer a otro status. Status al que no se llega de golpe. Así que el nuevo iPhone 5s puede convertirse en el móvil ideal para este tipo de gente y por tanto es de prever que tendrá un gran futuro en nuestro país, tan dado a mostrar a todo trapo sus posesiones más preciadas y más estrafalarias.

Lo sorprendente del caso ha sido la reacción de Samsung a la aparición de este nuevo móvil. Como si de repente hubieran cogido una pataleta propia del niño de dos años, los coreanos se han puesto a berrear. Y han empezado a hacer declaraciones y a sacar informaciones acerca de que ellos fueron los primeros en sacar al mercado modelos de móviles “cani” (como se puede ver en este blog de Samsung, a cual más hortera). Y se apresuraron en sacar un nuevo Galaxy S4 también en modelo oro. ¿A dónde te lleva esto? ¿Sois tan horteras que ahora hay que discutir sobre quién ha sacado antes un teléfono de determinado color al mercado? Pues venga, vale, hombre de ojos rasgados: vosotros fuisteis los primeros pero lo que pasaba es que en la época en la que sacasteis teléfonos con ese color, no liderabais el mercado: la gente apostaba por los Nokia e intentabais ganar algún punto de cuota de mercado con cosas como estas. Pero la realidad fue que ningún macarra encargado de reparar coches de choque se decantó por adquirir un terminal dorado. Él ya tenía más que suficiente oro con sus anillos y sus colgantes.

Yo en realidad, lo que diría a todos los fabricantes es que si Míster T (el actor que encarnaba a B.A. Barracus en el Equipo A) no pudo conseguir que todos nos aficionáramos a los oros es difícil que se consiga gracias a un modelo de smartphone dorado. Si nos ponemos estupendos, cosas más difíciles se han visto, pero me he tragado suficientes ruedas de prensa y eventos de lo más variado en los que se quería marcar tendencia, por ejemplo, con ordenadores, tabletas y móviles de color rosa “dirigidos específicamente al sector femenino y que estamos seguros que harán las delicias de todas las mujeres”. En esos eventos, sólo había que ver los caretos que ponían las periodistas cada vez que algún directivo machirulo soltaba alguna frase de este estilo para saber que ese producto no se iba a comer un colín.

Con los smartphones dorados me da que va a ocurrir tres cuartos de lo mismo. Más que nada porque tanto Apple como Samsung están equivocando el objetivo: el tipo que tiene clase (y el dinero por castigo) jamás se comprará ese tipo de terminal. Esos teléfonos sólo serán comprados por narcos, políticos corruptos, macarras con coche tuneado o marujas con abrigo de visón.

La música de hoy la pone un clásico: David Byrne y sus Talking Heads. Aunque es dificil seleccionar un tema entre toda la excelsa carrera de este grupo me he quedado con el tema “and she was”, aunque hay cientos para elegir en la trayectoria de este conjunto post-punk y una de las mejores bandas de la década de los ochenta.

Anuncios

Lo que no te cuentan del Mobile World Congress

Mobile World Congress. En Barcelona del 25 al 28 de febrero
Mobile World Congress. En Barcelona del 25 al 28 de febrero.

Este próximo lunes comienza una de las citas más importantes para todos aquellos que nos dedicamos a esto de las tecnologías. Se trata del Mobile World Congress, una feria internacional que tiene lugar en Barcelona, en la que cualquiera que se dedique al mundo de la movilidad, los tablets, las apps, etc., tiene que estar. Y están todos los grandes: Samsung, Huawei, LG, BB, Nokia, Sony, HTC,… ¿Todos? Bueno no, todos no. Apple no. A la compañía de la manzana no le interesa codearse con la chusma. Los directivos de esta empresa están por encima del bien y del mal. Son seres superiores y por tanto nunca asistirán a eventos en el que se junte calaña como los que apuestan por el Android o el Windows.  Y es que en Apple siempre han sido exclusivos. Son el Ferrari de las TIC. Los demás son empresas fabricantes de utilitarios para dar satisfacción a la plebe. Porque sí, eso es Apple. Unos guays de cojones que de tanto que se lo creen, a veces van tan de sobrados que dan auténtica aversión.

El caso es que nadie les echará en falta en la feria. A veces es lo que ocurre: y es que, es mayoría el personal que todavía no se siente atraído por la secta appleniana, y disfruta este evento como uno de los mayores (y mejores) que existen en el mundo de las TICs actuales.

Desde este blog, sin embargo, no os voy a dar información sobre lo que se presenta en la feria. Os vais a saturar de ver teléfonos, tablets y nuevas herramientas durante la próxima semana, porque los periodistas teckies somos muy cansinos y creemos que no hay vida más allá de nuestro mundo de chips. Así que no os enojéis. Lo que os voy a contar son algunos destalles que seguro, seguro se van a ver durante esta edición y que se repiten año tras año, como si fuera un mantra.

Siglo XXI: Mujeres recauchutadas y siliconadas siguen siendo el reclamo de muchos stands.
Siglo XXI: Mujeres recauchutadas y siliconadas siguen siendo el reclamo de muchos stands.

1.- La mujer como reclamo. Parece mentira que a estas alturas de la vida la gente siga utilizando a la típica muchacha-Barbie-siliconada  para atraer público hacia un stand. Porque evidentemente a nadie se le ocurre poner a un engendro a la entrada. No, seguimos apostando por la joven bien recauchutada y con un pecho cuanto más grande mejor. Casualmente, ninguna de las empresas que apuestan por esta fórmula de atracción del público tiene un producto meramente aceptable. Con respecto a este tema hay una cosa que no acabo de entender. Si pones a una tía en tanga, bailando en un pedestal, ¿por qué no pones también a un pavo-Ken-mazas (y también siliconado) a marcarse unos bailes? Estoy seguro de que ese stand tendría mucho éxito, más teniendo en cuenta que el número de mujeres en este tipo de eventos aumenta cada año y que además lo de la azafata bombón es el recurso fácil.

Como en muchas otras ferias, los profesionales ociosos también abundan. El precio de la entrada: sobre los 600€.
Como en muchas otras ferias, los profesionales ociosos también abundan. El precio de la entrada: sobre los 600€.

2.- Una feria profesional. ¡Ja! A ver, es verdad. Esto no es ExpoOcio ni el SIMO cuando se llenaba de adolescentes y jubilados aburridos. Pero también los hay. Mochileros que va a coger cualquier folleto publicitario, bolígrafo o gominola que le ofrezcan. A fin de cuentas es algo muy propio de este país: “Oye tronco, vámonos al Mobile, que me han dicho que en el stand de HP sortean un ultrabook”, le dice un amigo a otro. “Sí, -responde de otro- y además creo que en el de Rovio, te dan caramelos de Angry Birds” Al final, como sucede con muchas cosas, el populacho va a los sitios porque le regalan “cosas”,  y en el apartado “cosas” entra desde un pincho USB de 256Mb, hasta una alfombrilla para ratón, pasando por folletos de todo tipo y sin olvidarnos de las indefectibles pelotitas anti-stress.

Encuentra en menos de 10 segundos a un occidental.
Encuentra en menos de 10 segundos a un occidental.

3.- Chinos a tutiplén. Bueno, chinos, y coreanos y taiwaneses y japos… Dejémoslo en tipos de ojos rasgados. Nos invaden. Lo mejor de todo es que ya no sólo se dedican a copiar, que también. Ahora además inventan, desarrollan y hacen cosas muy buenas. Bueno, los japos y los coreanos ya lo hacían, pero es que ahora los chinos van avanzando y desarrollan su propia tecnología. Así que cuando uno entra en un pabellón parece que acaba de atravesar la Gran Muralla o está en San Francisco caminando por el Barrio Chino. Y es que de un tiempo a esta parte, el hardware es puramente oriental: Lenovo, Samsung, HTC, ZTE, Huawei, LG, Fujitsu,… ¿Aquí que nos queda? ¡Alcatel y sus móviles retro!Me parece perfecto, han sabido copar el mercado. Pero alguien les podía enseñar a hablar idiomas. Mira que los españoles no somos los más adecuados para decir a alguien que aprenda inglés, pero es que no hay nada peor que un chino o un coreano hablando en inglés. Yo, por ejemplo, cada vez que tengo que entrevistar a un oriental las paso canutas. No le entiendes una mierda. Y lo peor viene después, cuando tienes que pasar la entrevista al documento de texto: sabes que vas a pasar cuatro horas para sacar una página de texto.

Y es que, en este reducto cerrado que es el MWC no se habla ni español ni catalán. Toda la información se encuentra en inglés y, por supuesto, todo el mundo habla en inglés. Nada de relacionarse en otro idioma que no sea la lengua de Shakespeare. Pero algo puede estar cambiando: los países asiáticos, coreanos y chinos sobre todo, han ganado mucho terreno. En algunos momentos, paseando por algún pabellón, se puede hacer difícil encontrar alguna cara occidental. Si se fijan en la imagen, puede parecer el juego de “¿Dónde está Wally?”, sólo que en este caso la pregunta sería “¿Dónde está el occidental?

¿Es Konka o es Nokia?
¿Es Konka o es Nokia?

4.- Los chinos copiotas: Estos son los chinos a los que estábamos acostumbrados. El oriental de toda la vida. El del “decomisos”. El crack de la imitación también está presente y de qué manera en el Mobile World Congress. Y no se corta un pelo. Lo mismo te hace una copia calcada de un iPhone que te tunea un Galaxy S3 (falso como la falsa monea, eso sí). De todos los que vi el año pasado me sorprendió esta empresa: Konka. Misma tipografía que la de Nokia y mismo diseño que los últimos modelos de la compañía finlandesa. Lo sorprendente es que nadie de Nokia se acercó a poner una denuncia por plagio. En el último año, ya no se cortan y ahora los diseños imitan a Blackberry, al iPhone y a cualquier marca que se les ponga por delante.

En fin, que como os vais a hartar de ver smartphones en cualquier blog, periódico o telediario durante la próxima semana, habrá que tomárselo con calma. Así que la nota musical de esta semana la pone Pulp, un grupo británico, que lleva desde la década de los 70 haciendo muy buena música, y encuadrado dentro del denominado brit-pop. El tema, uno de los más famosos de la banda, va dedicado a toda la gente normal… esa de la que cada vez queda menos.

RIM ha muerto y Blackberry también

La nueva blackberry z10.
La nueva blackberry z10.

Está bien esto de intentar salvar de la defunción a una compañía pero las cosas hay que asumirlas. Si esto no se hace, la probabilidad de éxito es nula. Digo esto a colación de la presentación que tuvo lugar ayer en Nueva York de las nuevas blackberrys. De toda la información que he leído, no me he encontrado con un análisis de lo que se espera de la compañía y de lo que puede aportar al mundo móvil actual. Prácticamente todos los artículos son alabanzas al nuevo sistema operativo, a que vendrán con un número infinito de aplicaciones, a lo acertado del cambio de nombre de la empresa…

Sí. Uno de los apartados más interesantes es que RIM ya no se llama RIM: ahora es sólo Blackberry. ¿Y esto a quién le importa? Al populacho no le cuentes que su smartphone está fabricado por una empresa canadiense que se llama RIM. Ni lo sabe ni le importa. La blackberry era de Blackberry y lo de RIM le importa tres carajos. Así que, si para algunos lo más importante es el cambio en la nomenclatura de la empresa quiere decir que no aporta nada nuevo y por tanto, la compañía tiene todas las papeletas para ir encargando el pijama de madera.

Una de las cosas interesantes del mundo de los smartphones es la rivalidad no sólo entre empresas, sino entre usuarios:

–          Yo es que tengo un iPhone

–          Puff, ese teléfono no vale para nada. No hay nada como el Samsung que tengo yo.

En estas aparece otro usuario y le preguntan: Y tú, ¿qué móvil tienes? Pues yo, una Blackberry, -responde todo ufano- Así que los portadores del Samsung y del iPhone, se miran sorprendidos. Se sienten como si les hubiera caído del cielo un australopithecus afarensis tecnológico. Y es que no. Blackberry no volverá a ser lo que fue. Ha perdido protagonismo entre otros motivos porque sus aparatos fallan como una escopeta de feria. Y eso si se repite con frecuencia hace que los que siguen usando tus teléfonos se cansen, por mucho que saques nuevos modelos con diferente sistema operativo.

¡Ay el sistema operativo! Esa es otra de las novedades de las nuevas Z10 y Q10. Se llama, muy original, Blackberry 10. Y dicen los de la compañía canadiense que se han pasado dos años currando en un nuevo sistema operativo. ¡Es que lo hemos desarrollado desde cero! ¿Y? ¿Eso es todo lo que puedes aportar? Parece como si fueran niños pequeños. Si el sistema es bueno, no tiene fallos, es estable, es intuitivo y sencillo, etc., entonces los nuevos terminales podrían subir un poco de ese 2% de cuota de mercado que posee. Pero con los antecedentes que la compañía tiene, pues no parece que por mucho nuevo sistema operativo que introduzcan vayan a empezar a subir como la espuma. Dice el director general de BB en España que “los desarrolladorres se han dado cuenta del poder del nuevo sistema operativo”. Ya, pero lo que importa es que vendas producto, y aunque tengas una legión de desarrolladores detrás, si la gente no compra tus aparatitos, te quedas en nada. Y ese es el problema: que al personal ya no le gusta Blackberry porque otros le han superado en absolutamente todo y ahora no vas a recuperar la distancia que te separa de todos los demás.

Otro de los argumentos de esta repentina resurrección va a ser su mercado de apps. Los tipos de BB dicen que tienen una nueva tienda, mejorada y de calidad. Vamos a ver. Hay que saber leer a los directivos. Cuando afirman cosas semejantes lo que quieren decir en realidad es que han pasado de ser la “chino-tienda” a convertirse en el Día de proximidad. “Hombre, -aseguran-, es que ahora tenemos un catálogo de calidad de 70.000 aplicaciones” .Y es que en estos momentos los de BB sólo quieren calidad. Vamos a ver, pajarito, ¿calidad en 70.000 aplicaciones? Puff, no sé yo que hacen los usuarios del resto de smartphones que no van corriendo a reservar su nueva Z10. Si tienes 70.000 apps en tu tienda, quiere decir que algo de morralla has incorporado. Vamos, que seguro que tienes una aplicación tipo gato parlanchín o similar y, ¿sabes por qué? Pues porque la morralla le gusta al personal, aunque luego desinstale la app. Por cierto, a aquellos que tengáis una suscripción a Spotify, olvidaos de disfrutarla en las nuevas Blackberry. Entre la gran cantidad de apps de categoría, no se encuentra. Instagram, tampoco.

Los de BB siempre han ido presumiendo de ir a un nicho de mercado superprofesional. A ellos lo que les molaba era el directivo encorbatado y la ejecutiva agresiva. Era su mercado selecto. Claro, que luego lo que pedían las adolescentes y los chavalitos de regalo de cumpleaños era una Blackberry, mientras sus padres se compraban un iPhone, un Samsung o incluso un Windows Phone. Por eso, además han metido en la tienda un nutrido grupo de juegos: porque las Blackberry son muy profesionales

Por último vamos al apartado del diseño. ¿Qué aportan los nuevos terminales? Pues no mucho, la verdad. Son una copia calcada de otros ya existentes en el mercado, así que por ese lado tampoco le auguro mucho futuro a la Blackberry. Hombre ya que sacas un nuevo producto y, te has estado currando un nuevo sistema operativo durante dos años, bien podrías haber diseñado algo diferente a lo que hay ahora. Claro, los pocos adeptos que quedan a estos terminales dirán que uno de los modelos presentados, el Q10, tiene teclado. Ya, y las PDAs de HP de hace siete años también lo tenían y ahora no existen.

Con todo esto, si tu operadora (Vodafone será la primera en ofrecer el nuevo modelo) te hace una oferta, ¿debes cogerla? Claramente no. Ya tenemos bastante con un moribundo como Nokia al que quieren sacar del hoyo como para tener otro ahora. Y eso que la apuesta de la finlandesa sí puede ser algo más novedosa y aunque va de la mano de otro moribundo, poseen algo que RIM, perdón Blackberry, no tiene tanto: una gran cantidad de pasta.

Así que como Blackberry lleva tiempo muerta, pero hoy la han pretendido resucitar, nada mejor que dedicarle este tema de Brandi Carlile titulado “Dying day”. Carlile es una compositora influenciada por el country y el folk-rock norteamericano y cuyo principal éxito fue el tema “The story” en el que destaca la gravedad de la voz.

Los ladrones no quieren Microsoft

Este blog nació con un post en el que afirmaba que Silicon Valley no era más que un polígono como cualquier otro. Le añades el marketing perfecto de los norteamericanos y el rollo de los hippies creando empresas de tecnología y parece que estás en un paraíso y eso no es así. Aseguraba además que era un lugar cutre. Pero es que además es surrealista.

Aunque la sede central de Microsoft no se encuentra en Silicon Valley sino en Redmond, en el estado de Washington, tiene un centro de I+D en el polígono. Y es aquí donde ha ocurrido un hecho sorprendente: la última semana de diciembre entraron a robar en las oficinas que la compañía tiene en este lugar de California, según ha informado el diario local Palo Alto Daily Post.

Artículo del Palo Alto Daily Post en el que se informa del robo.
Artículo del Palo Alto Daily Post en el que se informa del robo.

Lo curioso del caso es que los cacos sólo se llevaron cinco equipos valorados en 3.000 dólares… ¡equipos de la marca Apple! Cuando los trabajadores de Microsoft se dieron cuenta de las sustracciones vieron que no había desaparecido ni una sola máquina con tecnología de la empresa creada por Bill Gates. A los ladrones no les interesaron ni sus tabletas, ni sus Windows Phone ni sus ultrabooks. Sólo querían iPads y eso fue lo que choricearon.

La cuestión es, ¿para qué quieren en el centro de investigación y desarrollo de Microsoft los iPads? Se me ocurren dos cosas. O bien que sus trabajadores desarrollan para MS, pero sus productos les parecen una castaña y para su trabajo prefieren Apple o lo que sería más grave, aunque menos sorprendente, para copiar lo que hace su competencia. ¡Pues valiente mierda de centro de I+D! Venga, pase que en los principios de Microsoft tuvieras que copiar a Apple para tener éxito con Windows, pero, a estas alturas de la vida y con la pasta que tienen, ¿todavía sigues copiando y te llevas los propios equipos de la competencia al centro de desarrollo? Según publica The Guardian, los iPads fueron robados de unas dependencias en las que se desarrollaba nuevo software para productos de Apple. Claro, y los ladrones sabían perfectamente donde estaban esas dependencias y fueron directamente a ellas. De hecho me lo estoy imaginando: en la puerta de entrada a esa sala hay un cartel bien grande que reza: “Aquí desarrollamos para Apple y sólo trabajamos con iPads. No se admiten productos Microsoft detrás de esta puerta”.

De todas formas es que los hurtos están a la orden del día en cualquier parte del mundo, pero ¿qué es lo que ha fallado para que unos chungos de poca monta hayan entrado en el edificio de Microsoft? Es de suponer que una empresa tecnológica puntera (al menos hasta hace unos pocos años) tenga unas medidas de seguridad apropiadas para impedir que entre cualquier chorizo. Pues parece que no. Además tal y como se asegura en el periódico, en Microsoft no saben a ciencia cierta cuándo se produjo el robo y creen que tuvo que ser entre el 19 y el 26 de diciembre del pasado año. Pero, ¿qué sucede en Microsoft? ¿Cuánta gente trabaja allí? ¿Acaso están todo el día de farra y necesitan de una semana entera para darse cuenta de que les han mangado? Claro, con este nivel, no me extraña que el CEO de Nokia esté pensando en dejar Windows Phone para pasarse a Android (por cierto, estupenda entrevista de Manuel Ángel Méndez). El colega debe estar temblando por lo que pueda suceder con las patentes de su empresa. Si en Microsoft entran, roban y ni Dios se da cuenta es que falla algo.

Me inclino a pensar que ese día el personal de seguridad consistía en un par de seguratas que, por supuesto debían estar viendo algún partido de la NBA, sentados en sus sillas y los pies en la mesa mientras se tomaban unas Budweiser. En definitiva, los de seguridad estaban colgados, de la misma forma que lo está Windows en tu ordenador. Algo tenían que aprender del sistema operativo, digo yo

El robo ya está hecho así que ahora en Microsoft deberán tomar medidas de seguridad. Claro que van a tener un problema puesto que lo mismo es que están tan centrados en la protección de sus diferentes herramientas que se les ha olvidado cómo se hace eso de la seguridad física. Así que lo más probable es que a partir de ahora cuando los empleados vayan a trabajar se les aplique los conocidos parches de seguridad de Windows, sólo que en la vida real:

–          Perdone, -le dice el segurata al empleado que atraviesa la entrada– ¿me enseña su identificación?

–          Sí, aquí la tiene –responde el trabajador-

–          Lo siento, pero no vale. No tiene instalados los últimos parches de seguridad en su polo (recordad: en Silicon Valley trabajan en “T-Shirt & Jeans”). Pase por aquella sala en la que la modista coserá a mano y con hilo acrílico de última generación las nuevas funcionalidades.

Tres horas después el empleado ve como en su camiseta han zurcido unas etiquetas especiales que le permiten el acceso a la sede.

Cuando el problema para él parece haber acabado, vuelve a surgir en el momento de la salida. Justo en ese preciso instante en el que uno más desea largarse de la oficina para instalarse en el sillón de su casa.

–          Disculpe, -le frena el de seguridad- pero no puede salir del recinto.

–          Anda, ¿y eso? –pregunta incrédulo-

–          Desde que acontecieron los robos del iPad hemos establecido nuevas medidas de seguridad y estoy viendo que usted no está actualizado correctamente.

Así que cuando el tipo creía que se iba a poder ir a su hogar, resulta que le meten en una sala a darle un curso acelerado sobre lo que se debe y no se debe llevar a la oficina, el tipo de ropa, la nueva forma de dirigirse a los clientes y un largo etcétera que le retienen otras tres horas. Transcurrido ese tiempo, ya está actualizado. El individuo cree que con los parches y las actualizaciones ya está todo resuelto, pero será a partir de la semana siguiente cuando se dé cuenta de que en Microsoft son muy pesados y los parches y las actualizaciones son una constante real y no virtual cada semana. Algunas veces sufrirá acosos de este tipo varias veces al día. En otro momento alguien le dirá: “se está quedando sin espacio en sus cajones, ¿desea que alguien le aconseje que eliminar?” Pero el problema de verdad vendrá cuando alguien le venga con una pantalla azul. En ese momento, el empleado se echará a temblar.

Tal vez por motivos como estos en Microsoft tenían equipos de Apple en las oficinas: porque los de Apple son unos obsesos del diseño, pero no putean al usuario constantemente con actualizaciones ni mandangas.

Musicalmente, la noticia de la semana se encuentra en que David Bowie, después de diez años, ha anunciado que sacará un nuevo disco en el mes de marzo. El adelanto es este tema que para mi gusto no es de lo mejor del cantante británico y creador del Glam Rock. Así que prefiero muchas otras canciones suyas, pero hoy me decanto por “Modern Love”.

Los del Congreso ya no quieren iPads

No deja de sorprenderme cómo los políticos viven en la nube. Resulta que todo el sector TIC lleva años hablando del cloud computing y la verdadera nube se encuentra en la Carrera de San Jerónimo de Madrid. Esa casta de políticos que sólo se une para criticar a un juez que les habla de la “decadencia de la clase política” hacen todo por el bien del ciudadano de a pie, del currito y del parado. Y para hacer su tarea necesitan la última tecnología.

Por ese motivo se pusieron de acuerdo en la anterior legislatura para gozar de las bondades de un iPad y de un iPhone. Se ve que los pobres iban con un Alcatel One Touch de principios de siglo y con un portátil con un procesador Centrino. Así que el anterior presidente del Congreso, el señor José Bono, debió convocar a los portavoces para comentarles: “Loj diputadoj no pueden andar con baratijas semejantes para hacer sus labores. Pónganse de acuerdo sobre el modelo de teléfono y de portátil que quieren”.

La cosa es de chiste. Para solucionar problemas de los ciudadanos, la prisa no existe. Para ver el modelo de Smartphone que necesitan, el tiempo pasa raudo y veloz. “Queremos un iPhone” debió decir Llamazares. “Y yo no quiero un portátil -debió añadir la moderna Rosa Díez- para ser guay necesito un iPad” Y Soraya, toda una artista del “copy-paste”, afirmó: “Nada, nada, me meto en la web de Apple me copio las características y las metemos en el pliego de condiciones que debe haber en el próximo concurso del servicio telecomunicaciones del Congreso”. Y así se lo guisaron. De tal forma que no podía entrar en ese concurso ni un móvil Samsung, ni un HTC, ni un Nokia. ¡Sólo valía el iPhone y así lo redactaron en las condiciones: “un smartphone con la tecnología más moderna, tipo iPhone o similar!”. Lo mismo ocurría con el iPad.

Pasadas las elecciones cada diputado recibió su iPhone y su iPad. Lo cierto es que no les veo yo a muchos de ellos incrementando la productividad gracias a sus dispositivos. Más bien me inclino a pensar a que Soraya PP le envía vídeos por Whatsapp a la otra Soraya y que Duran i Lleida se aprovecha de la WiFi del Congreso en su habitación de luxe del Hotel Palace para hablar gracias al Viber.

Pero nuestros políticos siempre están a la última y andan pensando en rizar el rizo. Así que ahora nos hemos enterado de que en menos de un año, treinta de sus señorías han perdido o les han robado su iPhone/iPad. Imaginaos la escena, en la que aparecen dos diputados:

– “Oye es que ando todo preocupado porque he perdido el iPad”, dice el primero

– “No te preocupes, vas a Jesús Posada (el presidente del Congreso), se lo cuentas y él te da otro por la cara. A mi me ocurrió hace un par de semanas. Pero si se pone burro, en vez de decirle que lo has perdido, te vas a comisaria, dices que te lo han robado, pones la denuncia y santas pascuas”.

Y es que claro, perder el iPad es como extraviar el DNI. Yo de hecho, que tengo muy mala cabeza, pierdo un iPad cada quince días. Como es algo muy pequeño, no se dónde lo pongo y luego me cuesta encontrarlo. Me cuesta tanto que de hecho no lo encuentro. Claro, que yo no tengo la facilidad del político para conseguir iPads por la gorra y me lo tengo que costear de mi propio bolsillo.

Lo que entiendo más es lo del iPhone. De hecho ya comprendo porque Apple ha sacado el nuevo teléfono más largo. Lo ha hecho pensando en esos despistados, como nuestras señorías, que van por la vida extraviando smartphones. Y es que claro, uno va en el metro o en el autobús y una de las cosas más normales es que en un despiste te manguen el teléfono. ¡Ay calla no, que ellos van en coche oficial! Va a ser que se lo roban esos que se empeñan en lavarte el parabrisas en los semáforos.

En fin, que por mucho que quieran disfrazarlo, la realidad es que un 10% de sus señorías no tienen el iPhone o el iPad que les regalaron hace menos de un año y nosotros nos tenemos que creer que se lo han robado o lo han perdido. A lo mejor es que ahora prefieren un ultrabook o un Samsung Galaxy SIII y es un modo de hacer presión para que les quiten ese terminal anticuado en el que se ha convertido el iPhone 4.

La realidad es que nuestros políticos hace mucho tiempo que deberían haberse bajado de su particular Cloud Computing, porque cuando lleguen a la tierra se van a encontrar con una auténtica revolución.

En estos momentos me acabo de enterar de una iniciativa aparecida en la Web, para que los políticos del Congreso no vuelvan a perder su iPad.  El título no tiene desperdicio: Apadrina un Congresista torpe