Darle a un gato bebida isotónica Hacendado

Feo de los hermanos Calatrava.
Feo de los hermanos Calatrava.

En este post hablaré de aquello que busca la gente a través de Google y que gracias a esas búsquedas, alguien ha llegado, supongo que por casualidad, a TICreverente. En el post anterior mencionaba que una gran mayoría de las búsquedas tenían que ver con el uso de whatsapp y por este motivo le dedique un único post. En este analizaré las principales búsquedas genéricas o al menos las que son más surrealistas. Al igual que en el último post, las búsquedas se encuentra tal cual se escribieron. No tienen ningún tipo de edición para mantener el sentido de la búsqueda. Al igual que en el post pasado, la que me ha parecido la mejor, lleva el título del post. Estas son las principales:

1.- Que hacer si tu jefe no te pega. Sí, habéis leído bien. En la frase hay escrito un NO, con lo que existe alguien que no disfruta en su trabajo si el jefe no le pega. Quien quiera que escribiera esto tiene un serio problema. Puestos a imaginar e intentando llevar esta frase al terreno positivo, sólo se me ocurre una. Esta persona, tenía o tiene una relación con su jefe/a en la que predominaba el rollo “sadomaso” y o bien el tema cuero y fusta está languideciendo o bien al tipo le han sustituido por un nuevo superior más preocupado por las cifras de la empresa que por el látigo.

2.- Qué significa la sigla F.E.O.: Nada, majo. No significa absolutamente nada. Que el hermano de los Calatrava sea un Adonis griego en comparación tuya, no quiere decir que se hayan creado unas siglas o una asociación para que tú te sientas más aliviado. Yo te voy a ayudar: Feo significa horroroso, troll, uva pasa, amorfo, contrahecho,repelente,… en fin cualquier cosa menos un conjunto de siglas.

3.- cuando uno va a un supermercado uno observa el precio o la etiqueta? Esta búsqueda me tiene loco. Es como preguntar: Cuándo uno mira su smartphone, ¿qué observa? ¿el altavoz o la pantalla? O mejor aún: si uno va al cine, ¿qué mira? ¿los números de las butacas o la película? Por más que intento ponerme en el pellejo del que escribió la búsqueda no logro descifrar que pretendía encontrar…

4.- que reloj tiene carlos floriano? ¿De verdad a alguien le interesa el peluco que lleve este señor? Hombre, yo no lo sé y tampoco me importa, pero supongo que tratándose de un político de un partido en el que el presupuesto destinado a sobres supera al de folios estoy convencido de que un Swatch de plástico no lleva.

5.- darle a un gato bebida isotonica hacendado. Vamos a ver. Lo primero que llama la atención de esta búsqueda no es que alguien le quiera dar una bebida isotónica a un gato. No, eso es lo de menos. Lo importante de la búsqueda es que la bebida isotónica tiene que ser Hacendado. No vale Aquarius, ni Gatorade, ni siquiera la marca blanca del Día. Sólo puedo sacar una conclusión: ríete tú de las prácticas monopolísticas de Google. Mercadona le va a superar con creces, sobre todo cuando empiece a comercializar bebidas isotónicas para felinos.

6.- vecinas q les gusta exhibirse al cambiarse. Si es que como diría mi abuela, “vivimos en un mundo de degenerados en lugar de en uno de orden”. ¿A tu vecina le gusta exhibirse al cambiarse? ¿No será más bien que tú eres un poco voyeur? Piénsalo mejor de esta otra forma: Nadie te obliga a mirar a través de tu ventana para ver lo que hace tu vecina. Dicho de otra manera: si no fueras tan maruja o tan cotilla no sabrías que se contornea para ponerse la falda.

7.- como ser un poligonero. He de reconocer que este tipo me ha llegado al alma: el “pijolas “del barrio de Salamanca o de la “urba” de la Moraleja no puede soportar más llevar náuticos ni polos con la banderita de España. Prefiere las camisetas de los Ramones y la chupa de cuero. Lo suyo es el polígono de toda la vida. Donde esté el polígono Polvoranca o el Charco de los Peces que se quite la calle de la Forsita o Lagasca. Sus padres siempre le han presentado a chicas que se llaman Alejandra, Daniela, Valeria o Carlota … él siempre fue más de la Vane, la Jessi, la Jenni, o la Vero.

8.- personas malas regalando pelotas a los niños. Esta no cuadra. Si una persona es mala no va regalando pelotas a los niños. Hace muchos años, las madres solían decir que no aceptáramos ningún chicle, chuche, caramelo o similar de alguien que no conociéramos bien, porque seguro que “habían metido droga”. Ahora el narco es más moderno y ya que quiere enganchar a lo menores en el consumo, lo hace a lo grande: en pelotas de futbol llenas de sustancias psicotrópicas.

9.- gente que le gusta exhibirse en Facebook. Alguien que ha buscado esto es porque se ha sorprendido del exhibicionismo de la gente. Pues no te sorprendas. Si estás en Facebook es para exhibirte. Para eso, darle al cotilleo más puro y duro y colgar fotos, muchas muchas fotos. Cuantas más fotos cuelgues, mejor… pero eso no es exhibicionismo, ¿o sí?

10.- Finalmente aunque no es la más graciosa, si es la que mejor representa el carácter español. Tengo varias entradas con búsquedas de este estilo ¿Qué regalan en el Mobile World Congress? Y es que, a las ferias se va a lo que se va: a que te regalen bolsas, folletos, bolígrafos o cajas con caramelos Smint, aunque para ello tengas que perder un día entero. ¡Total, es gratis!

Hace dos semanas falleció Lou Reed. Un tipo al que he podido ver en tres ocasiones: la primera de ellas en un espectáculo bochornoso, la segunda en un aceptable concierto y la tercera en un brutal episodio del Rock and Roll. El tema para acompañar el post: Dirty Boulevard, incluído en uno de los mejores álbumes de este icono del rock: New York.

Anuncios

Kiero chatear con chica por er guasa

Logotipo de WhatsApp
Logotipo de WhatsApp

Hace un año que este blog comenzó a andar. Las pretensiones no eran otras que pasar un buen rato comentando satírica y sarcásticamente cosas que suceden en el mundo de las TICs. Como el objetivo era modesto, me he entretenido, pero desde que TICreverente empezó a aparecer en las búsquedas de Google una cosa me ha sorprendido y es bajo qué frases llega el personal a este blog. Quitando las búsquedas más comunes, las geniales, las que realmente señalan el estado del personal en estos días, son aquellas que sólo han sido tecleadas en Google una o dos veces y a raíz de esa búsqueda han llegado a TICreverente.

Este post va a estar dividido en dos partes. La semana que viene daré un listado de búsquedas más generalistas pero esta ofreceré aquellas relacionadas con esa aplicación que la gran mayoría utilizamos: Whatsapp es con creces el palabro que está más presente en todas las pesquisas que llegan a este blog. Entre lo más buscado se encuentra el tema del doble check que es algo que debe intrigar a muchos internautas, pero también lo es el tema de los emoticonos o cómo espiar el whatsapp de los demás. Entre las búsquedas relacionadas con esta aplicación ahí van las mejores, escritas tal cual se produjeron, sin ningún tipo de edición. En el título de este post encontrarás la que me pareció mejor:

En whatsapp te llega un audio de un niño cantando. ¿Qué pretende el que hace esta búsqueda? Un niño cantando. No encuentro cuál es el problema o la gracia. ¿Qué se supone?, que si aparece un mocoso entonando la canción de Doraemon, ¿tu smartphone va a a sufrir todo tipo de calamidades? Venga vale. Si lo que canta el enano es “El Pollito Pío” quizás te podrías preocupar porque en ese caso lo mismo te encuentras ante psicofonías provenientes de no se sabe muy bien qué mundo aterrador. A lo mejor tus dudas se despejarían sin en vez de preguntar al oráculo Google, lo hicieras a la persona que te mandó el audio. No sé, es una idea.

Frase para el wasap de cachondeo para que la lea un idiota. ¡El idiota eres tú! Hay que ser imbécil para buscar esto en Google. En este caso el idiota emisor del mensaje del whatsapp es un idiota mayor que el posible receptor. Tan sólo me queda una duda. ¿En Google se encuentran frases para idiotas? La respuesta, obviamente es sí. En este link la prueba.

Kiero chatear con chica por er guasa. Esta búsqueda demuestra dos cosas. La primera, las reformas educativas no funcionan en este país. La segunda, en Google hay mucho idiota como puede verse por la búsqueda anterior. Pues chico, si quieres chatear con una churri por “er guasa” lo único que tienes que hacer es pedirle el número de teléfono. Claro, que a lo mejor no te atreves a pedírselo ni siquiera a través del Facebook. En ese caso lo tienes chungo, porque “er guasa” sólo funciona si tienes el número. Así que ármate de valor, pídeselo y ya podrás chatear con ella. Lo que ocurra después es cosa tuya.

Punkis con wasap. Esta por curiosidad la he buscado. La verdad que no he conseguido imaginar lo que el internauta pretendía buscar, pues Google me remite a cosas como “cuero para perros”, “la canción etílica de Lori Meyers” o “trastorno límite de la personalidad”. No logro imaginar cuál es la curiosa relación entre un punk y la famosa app. Lo extraño sería verle en un concierto de One Direction rodeado de quiceañeras en un éxtasis mayor que Santa Teresa, no dándole al whatsapp.

Se puede leer los mensajes del guasa de un telefono que no sea el tuyo. Pues claro que sí. Es muy fácil, le pides al dueño del teléfono que te deje ver los mensajes y si accede, los podrás ver incluso en HD y sin necesidad de llevar lupos si el smartphone tiene una pantalla de más de cinco pulgadas. Claro, lo que intuyo yo que buscaba este internauta es poder espiar el whatsapp de otra persona sin que esta se entere. El perfil está claro, es un hombre/mujer preocupad@ por conocer la doble vida de su pareja. Así que la respuesta es no: no puedes y además no deberías.

Fotos de ejecutivos guapos para whatsapp. Lo curioso de esta búsqueda es que está bien redactada. Fuera de eso, ¿qué pretendes? ¿poner en tu estado una foto de un ejecutivo encorbatado? ¿No te pone más un bombero o un fontanero? Mira que seguro que detrás de la corbata no hay mucha tela que cortar. No, no pongas fotos de ejecutivos en tu estado. ¿Y a quién ibas a poner? ¿A Florentino? ¿A José Manuel Entrecanales? Tus amistades no te van a hacer mucho caso si lo haces. Los ejecutivos no llaman la atención, no se llevan. Están muy vistos por muy buenorros que estén.

Mensaje con imagen de dios para el guasa. El que ha hecho esta búsqueda quiere ir más allá. No se conforma ni con un ejecutivo ni con la secretaria minifaldera. Y debería tener cuidado, porque si realmente encuentra la imagen de Dios iba a haber resuelto uno de los grandes enigmas de la Humanidad, aparte de dar un susto de muerte a la persona a la que mandase la imagen. Se iba a convertir en el “trospid topic” del momento. Lo veo.

Felicitar san jose por whatsapp. Vamos a ver. ¿Quieres felicitar a Pepe o a tu padre a través de whatsapp? Hombre, digo yo que si tienes confianza con él lo mejor sería que le llamases, ¿no crees? Y si no la tienes pues que te parece un “felicidades en el día de tu santo” o algo similar. ¿Por qué le preguntas a Google como felicitar San José? Tremendo. Pero ¡ay amigos! la realidad siempre supera a la ficción y sí, hay páginas para felicitar San José por whatsapp. Algunas recomiendan frases como esta: “Mi gran amigo, mi gran mentor, y, en ocasiones, mi redentor. Qué iba yo a hacer sin ti, Padre, qué iba yo a hacer sin ti. ¡Feliz Día del Padre!”

Cómo será el guasa del móvil. Viendo esta búsqueda me estoy imaginando a una persona ansiosa por ver qué demonios es eso del “guasa” del que habla todo el mundo y no son ni mi madre ni mi suegra. No te preoupes. No vas a descubrir nada del otro jueves. Eso sí, ya te advierto. Los primeros días te puedes quedar sin amistades ya que no pararás de mandar mensajes chorras, lo que hará que seas tachado de pesado.

Frases guasas para decirle a un hombre. La pongo en este apartado dedicado al whatsapp aunque a lo mejor la búsqueda se refería a frases guarras en vez de guasas. Pues chica, ten un poco de imaginación. Tanto si es en un caso como en el otro, Google no te va a dar la solución ni a tus problemas de humor ni a los sexuales. Tus amigas te aconsejarían mejor que Google. Eso seguro.

La lista es interminable, pero este post se acaba ya con la música de The Sounds, un grupo sueco con reminiscencias punk, new wave y sonidos pop ochenteros, generador de estribillos facilones que acaparó la atención del público a principios del siglo XXI con temas como “Living in America” , “Song with a mission” o este “Painted by numbers”.

Smartphones para chonis

El nuevo gold iPhone 5s.
El nuevo gold iPhone 5s.

Como si no tuvieran cosas más importantes de las que preocuparse los fabricantes de teléfonos móviles están ahora enfrascados en una guerra de colorines. Todo ello porque a Apple se le ocurrió presentar uno de sus últimos modelo de terminal en color dorado. Sí, es hortera a más no poder y el teléfono parece más apropiado para una gran choni o para la frutera del mercadillo apasionada de los oros que para un ejecutivo que se precie.

Como no sólo de oro vive el hombre, los de Cupertino, pretenden vender su terminal de gama más baja, el iPhone 5c en una variedad de colores que ni el arcoíris. Esta habría sido una buena oportunidad para que Apple recuperara el modelo policromático de su logo, pero eso no, ese permanece en invariable monocromo.

El caso es que ha sido presentar sus nuevos teléfonos y el resto de fabricantes se han lanzado a la yugular. Lo sorprendente es que la munición con la que han atacado los competidores no iba dirigida a las características del teléfono sino, sorprendeos, a los colores empleados por Apple. El primero que inició las escaramuzas fue Nokia. Es verdad, los móviles de la finlandesa bien podrían montar entre ellos una auténtica bandera gay. Los tenían de todos los colores: rosa fucsia, verde fosforito, amarillo chillón… y sí Apple ha sacado sus nuevos teléfonos con colores igual de chillones. Así que nada más salir a la palestra a los de Nokia (o mejor Microsoft) les faltó tiempo para asegurar que estaban encantados con que Apple apostase también por introducirse en el maravilloso mundo del arcoíris.

Pero sin duda el que más ha dado que hablar es el iPhone 5s en color dorado. Sí, puede parecer una auténtica paletada propia de Cachuli o de Belén Esteban ir por la calle con un terminal de estas características, pero es el teláfono ideal para aquellos “quiero y no puedo”. Es decir: el nuevo rico. Paco el Pocero hay mogollón, pero por mucho que se lo propongan y mucha pasta que consigan reunir nunca llegarán a ser unos pijos integrales al estilo de Isabel Preysler. Para eso hay que pertenecer a otro status. Status al que no se llega de golpe. Así que el nuevo iPhone 5s puede convertirse en el móvil ideal para este tipo de gente y por tanto es de prever que tendrá un gran futuro en nuestro país, tan dado a mostrar a todo trapo sus posesiones más preciadas y más estrafalarias.

Lo sorprendente del caso ha sido la reacción de Samsung a la aparición de este nuevo móvil. Como si de repente hubieran cogido una pataleta propia del niño de dos años, los coreanos se han puesto a berrear. Y han empezado a hacer declaraciones y a sacar informaciones acerca de que ellos fueron los primeros en sacar al mercado modelos de móviles “cani” (como se puede ver en este blog de Samsung, a cual más hortera). Y se apresuraron en sacar un nuevo Galaxy S4 también en modelo oro. ¿A dónde te lleva esto? ¿Sois tan horteras que ahora hay que discutir sobre quién ha sacado antes un teléfono de determinado color al mercado? Pues venga, vale, hombre de ojos rasgados: vosotros fuisteis los primeros pero lo que pasaba es que en la época en la que sacasteis teléfonos con ese color, no liderabais el mercado: la gente apostaba por los Nokia e intentabais ganar algún punto de cuota de mercado con cosas como estas. Pero la realidad fue que ningún macarra encargado de reparar coches de choque se decantó por adquirir un terminal dorado. Él ya tenía más que suficiente oro con sus anillos y sus colgantes.

Yo en realidad, lo que diría a todos los fabricantes es que si Míster T (el actor que encarnaba a B.A. Barracus en el Equipo A) no pudo conseguir que todos nos aficionáramos a los oros es difícil que se consiga gracias a un modelo de smartphone dorado. Si nos ponemos estupendos, cosas más difíciles se han visto, pero me he tragado suficientes ruedas de prensa y eventos de lo más variado en los que se quería marcar tendencia, por ejemplo, con ordenadores, tabletas y móviles de color rosa “dirigidos específicamente al sector femenino y que estamos seguros que harán las delicias de todas las mujeres”. En esos eventos, sólo había que ver los caretos que ponían las periodistas cada vez que algún directivo machirulo soltaba alguna frase de este estilo para saber que ese producto no se iba a comer un colín.

Con los smartphones dorados me da que va a ocurrir tres cuartos de lo mismo. Más que nada porque tanto Apple como Samsung están equivocando el objetivo: el tipo que tiene clase (y el dinero por castigo) jamás se comprará ese tipo de terminal. Esos teléfonos sólo serán comprados por narcos, políticos corruptos, macarras con coche tuneado o marujas con abrigo de visón.

La música de hoy la pone un clásico: David Byrne y sus Talking Heads. Aunque es dificil seleccionar un tema entre toda la excelsa carrera de este grupo me he quedado con el tema “and she was”, aunque hay cientos para elegir en la trayectoria de este conjunto post-punk y una de las mejores bandas de la década de los ochenta.

Los ladrones no quieren Microsoft

Este blog nació con un post en el que afirmaba que Silicon Valley no era más que un polígono como cualquier otro. Le añades el marketing perfecto de los norteamericanos y el rollo de los hippies creando empresas de tecnología y parece que estás en un paraíso y eso no es así. Aseguraba además que era un lugar cutre. Pero es que además es surrealista.

Aunque la sede central de Microsoft no se encuentra en Silicon Valley sino en Redmond, en el estado de Washington, tiene un centro de I+D en el polígono. Y es aquí donde ha ocurrido un hecho sorprendente: la última semana de diciembre entraron a robar en las oficinas que la compañía tiene en este lugar de California, según ha informado el diario local Palo Alto Daily Post.

Artículo del Palo Alto Daily Post en el que se informa del robo.
Artículo del Palo Alto Daily Post en el que se informa del robo.

Lo curioso del caso es que los cacos sólo se llevaron cinco equipos valorados en 3.000 dólares… ¡equipos de la marca Apple! Cuando los trabajadores de Microsoft se dieron cuenta de las sustracciones vieron que no había desaparecido ni una sola máquina con tecnología de la empresa creada por Bill Gates. A los ladrones no les interesaron ni sus tabletas, ni sus Windows Phone ni sus ultrabooks. Sólo querían iPads y eso fue lo que choricearon.

La cuestión es, ¿para qué quieren en el centro de investigación y desarrollo de Microsoft los iPads? Se me ocurren dos cosas. O bien que sus trabajadores desarrollan para MS, pero sus productos les parecen una castaña y para su trabajo prefieren Apple o lo que sería más grave, aunque menos sorprendente, para copiar lo que hace su competencia. ¡Pues valiente mierda de centro de I+D! Venga, pase que en los principios de Microsoft tuvieras que copiar a Apple para tener éxito con Windows, pero, a estas alturas de la vida y con la pasta que tienen, ¿todavía sigues copiando y te llevas los propios equipos de la competencia al centro de desarrollo? Según publica The Guardian, los iPads fueron robados de unas dependencias en las que se desarrollaba nuevo software para productos de Apple. Claro, y los ladrones sabían perfectamente donde estaban esas dependencias y fueron directamente a ellas. De hecho me lo estoy imaginando: en la puerta de entrada a esa sala hay un cartel bien grande que reza: “Aquí desarrollamos para Apple y sólo trabajamos con iPads. No se admiten productos Microsoft detrás de esta puerta”.

De todas formas es que los hurtos están a la orden del día en cualquier parte del mundo, pero ¿qué es lo que ha fallado para que unos chungos de poca monta hayan entrado en el edificio de Microsoft? Es de suponer que una empresa tecnológica puntera (al menos hasta hace unos pocos años) tenga unas medidas de seguridad apropiadas para impedir que entre cualquier chorizo. Pues parece que no. Además tal y como se asegura en el periódico, en Microsoft no saben a ciencia cierta cuándo se produjo el robo y creen que tuvo que ser entre el 19 y el 26 de diciembre del pasado año. Pero, ¿qué sucede en Microsoft? ¿Cuánta gente trabaja allí? ¿Acaso están todo el día de farra y necesitan de una semana entera para darse cuenta de que les han mangado? Claro, con este nivel, no me extraña que el CEO de Nokia esté pensando en dejar Windows Phone para pasarse a Android (por cierto, estupenda entrevista de Manuel Ángel Méndez). El colega debe estar temblando por lo que pueda suceder con las patentes de su empresa. Si en Microsoft entran, roban y ni Dios se da cuenta es que falla algo.

Me inclino a pensar que ese día el personal de seguridad consistía en un par de seguratas que, por supuesto debían estar viendo algún partido de la NBA, sentados en sus sillas y los pies en la mesa mientras se tomaban unas Budweiser. En definitiva, los de seguridad estaban colgados, de la misma forma que lo está Windows en tu ordenador. Algo tenían que aprender del sistema operativo, digo yo

El robo ya está hecho así que ahora en Microsoft deberán tomar medidas de seguridad. Claro que van a tener un problema puesto que lo mismo es que están tan centrados en la protección de sus diferentes herramientas que se les ha olvidado cómo se hace eso de la seguridad física. Así que lo más probable es que a partir de ahora cuando los empleados vayan a trabajar se les aplique los conocidos parches de seguridad de Windows, sólo que en la vida real:

–          Perdone, -le dice el segurata al empleado que atraviesa la entrada– ¿me enseña su identificación?

–          Sí, aquí la tiene –responde el trabajador-

–          Lo siento, pero no vale. No tiene instalados los últimos parches de seguridad en su polo (recordad: en Silicon Valley trabajan en “T-Shirt & Jeans”). Pase por aquella sala en la que la modista coserá a mano y con hilo acrílico de última generación las nuevas funcionalidades.

Tres horas después el empleado ve como en su camiseta han zurcido unas etiquetas especiales que le permiten el acceso a la sede.

Cuando el problema para él parece haber acabado, vuelve a surgir en el momento de la salida. Justo en ese preciso instante en el que uno más desea largarse de la oficina para instalarse en el sillón de su casa.

–          Disculpe, -le frena el de seguridad- pero no puede salir del recinto.

–          Anda, ¿y eso? –pregunta incrédulo-

–          Desde que acontecieron los robos del iPad hemos establecido nuevas medidas de seguridad y estoy viendo que usted no está actualizado correctamente.

Así que cuando el tipo creía que se iba a poder ir a su hogar, resulta que le meten en una sala a darle un curso acelerado sobre lo que se debe y no se debe llevar a la oficina, el tipo de ropa, la nueva forma de dirigirse a los clientes y un largo etcétera que le retienen otras tres horas. Transcurrido ese tiempo, ya está actualizado. El individuo cree que con los parches y las actualizaciones ya está todo resuelto, pero será a partir de la semana siguiente cuando se dé cuenta de que en Microsoft son muy pesados y los parches y las actualizaciones son una constante real y no virtual cada semana. Algunas veces sufrirá acosos de este tipo varias veces al día. En otro momento alguien le dirá: “se está quedando sin espacio en sus cajones, ¿desea que alguien le aconseje que eliminar?” Pero el problema de verdad vendrá cuando alguien le venga con una pantalla azul. En ese momento, el empleado se echará a temblar.

Tal vez por motivos como estos en Microsoft tenían equipos de Apple en las oficinas: porque los de Apple son unos obsesos del diseño, pero no putean al usuario constantemente con actualizaciones ni mandangas.

Musicalmente, la noticia de la semana se encuentra en que David Bowie, después de diez años, ha anunciado que sacará un nuevo disco en el mes de marzo. El adelanto es este tema que para mi gusto no es de lo mejor del cantante británico y creador del Glam Rock. Así que prefiero muchas otras canciones suyas, pero hoy me decanto por “Modern Love”.

Silicon Valley: o cómo ser un poligonero con clase

Recientemente estuve por primera vez en Silicon Valley. Cuando uno está acostumbrado a oir hablar de forma machacona sobre ese lugar se espera algo… No sabría muy bien cómo explicarlo, pero las expectativas no son las de que sea un  simple polígono. Con clase y categoría, eso sí, pero un mero polígono de esos que tanto abundan en nuestro país.

Así que visto lo que es, podemos llegar a la conclusión de que los que allí trabajan son poligoneros. Sí, con traje y corbata (bueno no, los de Google van en vaqueros y camiseta y juegan al futbolín) pero poligoneros al fin y al cabo. Estoy seguro de que si me hubiera puesto a indagar más hubiera descubierto esos bares con olor a grasaza en los que en vez del bocata de calamares y la ración de entresijos y gallinejas, (eso ocurre en los de Madrid) te ponen la hamburguesa gigante chorreando ketchup y mayonesa a tutiplén (esto debería ocurrir en los de EE.UU.).

Por supuesto en un buen polígono que se precie existe  el sexo de pago reclamando atención a cada conductor que se acerque por allí.  En el polígono tecnológico eso no existe o, al menos se encuentra escondido. Tampoco se observa a los obreros de turno arreglando un tejado de uralita, con un Ducados en la boca y silbando “A la lima y al limón”. No, todo eso no se ve en Silicon Valley.

Y es que, el Valle del Silicio tiene caché. Tiene clase y categoría. También es aburrido. Es de un sopor pavoroso. Pero hay una cosa que siempre me he preguntado sobre este lugar. ¿Por qué diantres ahí nadie puede inventar cosas de una forma normal? No, ahí todo el mundo tiene que empezar en un garaje para poder llegar a ser alguien. Hombre, no digo yo que las empresas se tengan que crear en un palacio, pero ¿no sería más normal en el salón de una casa? Pues mira, aquí no tenemos el polígono del silicio. Los nuestros serán más cutres y sus calles están llenas de basura. Alguna que otra rata también se ve de vez en cuando. Pero Silicon Valley ni tiene chonis, ni bares en condiciones en los que tomarse un café con leche… porque todos los cafés de allí son de máquina dispensadora y la choni de San José (capital de Silicon Valley) es una señora ya entrada en años y que en algo sí se parece: roza también el esperpento pero por su sonrisa estridente y su voz de pito. Su nombre, claro está, es Kate. KT para los amigos. La choni española,  por el contrario,  se llama Vanessa. Sus colegas la llaman “la Vane”

Nuestros polígonos no los irá a visitar ni Dios, porque no aparecen en las guías turísticas. Pero es que hay que ser cazurro para ir a visitar el garaje en el que nació HP. No logro imaginarme a alguien que vaya a Arteixo con un colega y le diga: “Mira tronco, ¡qué fuerte!, en ese local nació Zara. ¡Cómo mola el garito!, ¿eh?” Y sí, Silicon Valley aparece en las guías y la gente se emociona pasando por los edificios de Microsoft o de Google. Y el taxista se enorgullece y muestra la sede de Cisco como si fuera el Coliseo Romano.

Pero si es que ¡hasta tienen postales! Es que se trata de algo muy serio. Pensad por un minuto que váis paseando por la Puerta del Sol de Madrid o por las Ramblas de Barcelona y os paráis en un quiosco para comprar la típica postal:

– “Mira, la Puerta de Alcalá”

– “Anda, la postal de la Sagrada Familia”

– “Pues esta sí que mola: El Polígono del Ventorro del Cano”

No queda serio, ¿verdad? Pues a los norteamericanos les parece lo mejor del mundo.

Así que no se engañen y que no les timen. Silicon Valley es una mierda en el más puro sentido turístico. Vayan al polígono tecnológico de Tres Cantos en Madrid y visto uno, visto todos. ¡Poligoneros!