El maldito “revival” ochentero

Loro de doble bafle acoplado a señor bigotón con pelo cardado.  (Fuente: torontosun.com)
Loro de doble bafle acoplado a señor bigotón con pelo cardado. (Fuente: torontosun.com)

Llevamos varios años en los que la década de los ochenta parece haberse instalado en nuestras vidas. Dada la cochambrosa situación que nos rodea, nos hemos retrotraído al pasado y descubierto que hubo una década en la que fuimos felices: sí, la de los ochenta. Programas, libros, artículos de prensa y hasta espectáculos teatrales hacen referencia constante a sucesos acaecidos en esa “época prodigiosa”. No queremos reconocer que vivíamos mucho peor. Y no nos acordamos de que por ejemplo más de un profesor debería haber acabado en el truyo por su metodología correctiva del comportamiento del alumnado, ni de que te jugabas la vida cada vez que estabas en un parque público y se te ocurría tocar una de las muchas jeringuillas que te encontrabas en cualquier árbol. Preferimos recordar lo maravillosa que era “La bola de Cristal” y olvidarnos de lo hortera que era el programa de Eva Nasarre. Por supuesto nos quedamos con la música de Radio Futura o Siniestro Total pero nos olvidamos que en la radio sonaba a todas horas bodrios de la talla de Europe con su Final Countdown o Baltimora con su Tarzan Boy por no hablar directamente del fraude que eran Milli Vanilli.

¿Y qué me decís de la tecnología? Pues nada, que también lo añoramos de verdad: preferimos tener que levantarnos del sofá para cambiar el canal de la televisión y mover los cuernos del aparato para obtener una sintonía decente. Mejor la cochambrosa cassette que el MP3, ni punto de comparación el diskette con el pincho USB de 64 Gb. Por supuesto donde se encuentre cualquier teléfono Heraldo con ese cable en el que se formaban unos nudos que ni el mejor marinero podía desenredar, que se quite el mejor smartphone del mercado.

¿Estamos tontos o qué? ¿De verdad queréis regresar a los ochenta? ¿Queréis perderos el Whatsapp, la Playstation, el cine en HD? ¿Prefieres utilizar un walkman y tener que rebobinar la cinta con un boli BIC que escuchar la música en Spotify? ¿En serio que te lo pasabas mejor jugando al Atari Pong que al FIFA? ¿Por qué no te dejas de tanta tableta y ordenador portátil y desempolvas ese Commodore Amiga 1000 con sus 256KB de memoria RAM y descubres de nuevo cómo puedes trabajar a velocidades de vértigo? Hablando de trabajo, estaría genial defenestrar ese invento del demonio llamado e-mail y volver al fax. Y nada de fotografía digital. La diapositiva es lo más. Si vas a una fiesta con un estupendo cardado y unas hombreras de puta madre y te plantas en mitad de ella con un proyector de diapos, te convertirás en el auténtico hipster ochentero.

La realidad supera siempre a la ficción y es que existe gente con la que la vida del siglo XXI no va con ellos. Este es el caso de una familia canadiense que ha decidido convertirse en unos amish de los ochenta. Por un año han optado vivir con la tecnología de 1986. Nada de Internet, ni de Facebook (en esto salen ganando) ni de tabletas. Ni siquiera los CDs están permitidos. El colega, al que se puede ver en la imagen de este post (el pelo cardado y el bigotón  merecerían comentario aparte), prefiere el loro de toda la vida con doble altavoz para tronar a todo el vecindario (aunque la revolución en este tipo de aparatos vino con la doble pletina y el auto-reverse).

El e-mail ha sido sustituido por correspondencia tradicional, de tal forma que sus allegados se enteran de las noticias familiares con tres días de retraso. La familia vive en una burbuja ochentera en la que no sabemos si en algún lugar del salón han colocado la discotequera bola de espejos para las noches de farra y desenfreno.

Estos canadienses tomaron esta decisión “por el bien de los niños” para que no estuvieran todo el día enganchados a la tableta ni a los dispositivos electrónicos que para ellos deben ser algo así como satán. Pero tal vez deberían haberse retrotraído un poco más atrás en el tiempo ya que, si se ponen, los pequeños diablillos podrían tener ante sí un mundo lleno de aparatos tecnológicos propios de la época como el Spectrum de 128k o las Nintendo Game Watch con las que todos crecimos en los años 80. Y ya puestos, si alguien escarba en casa de sus padres seguro que pueden enviarles películas para que los infantes las vean. Se admiten los formatos de vídeo VHS e incluso Betamax.

Con todo esto, ¿seguís queriendo retrotraeros a la década de los ochenta? Pues si estáis decididos, adelante. Para que vayáis encontrando vuestro sitio en esos años, la música la pone The Cure. Esta década dio también cosas muy buenas y una de ellas es este grupo cuyo cantante, Robert Smith es el auténtico rey del cardado.

Anuncios

Ya vienen los Reyes

Se acaban las celebraciones navideñas pero queda la que posiblemente sea la mejor fiesta de todas, sobre todo para aquellos más pequeños: los Reyes Magos. Si eres es de aquellos retrasados que ha dejado la compra de los regalos para ese sobrino o esa hija posiblemente se encuentre ante el dilema de que muchas de las cosas que han pedido en la carta ya se han agotado y ni siquiera Amazon puede resolver ese déficit. Así que, con toda seguridad te encuentres ante un auténtico dilema sobre lo que deberías comprar. No te preocupes, Internet está lleno de artilugios variopintos con los que podrás satisfacer la inquietud infantil. Muchos de ellos son auténticas aberraciones, por lo que a lo mejor es preferible que guardes ese presente para el cumpleaños de ese niño repelente amigo de tu hijo o esa niña repipi y cursi que no soportas. Es una forma de venganza y gracias a ese regalo lo mismo no vuelves a tener que ir a esa fiesta de cumpleaños ni aguantar las gracias de su padre chisposo. Tanto si arriesgas como si lo guardas para ese niño melón, ahí van algunas de las principales aberraciones para regalar a los más pequeños.

Obama Action Man1.- El Obama Action Man: En mi época se llamaban Madel Man o Geyper Man. A ninguno de los fabricantes de este tipo de muñeco articulado se le hubiera ocurrido en su momento realizar el Reagan Madel Man o el Felipe González Geyper Man. Pero he aquí que Obama tiene hasta su propio Action Man, trajeado y bien musculado. Viene acompañado todo tipo de accesorios, desde fuscos de lo más modernos, pasando por espadas samurái, hasta un juego completo de corbatas. Por supuesto viene incorpora una pedazo bandera yanqui que acompaña al presidente. Como el presidente de Corea del Norte Kim Jong-Un debe tener su imagen registrada, los fabricantes del Action Man de Obama han puesto de antítesis a Darth Vader, por lo que Action Barack también tiene su espada láser para luchar contra el lado oscuro. Si pinchas aquí, encontrarás toda la información de este muñeco diabólico.

ipotty2.- El iPotty: apto para todos los sexos. Si quieres que tu pequeñín o tu adorable niña empiece a aficionarse a las nuevas tecnologías mientras hace sus necesidades nada mejor que este engendro de tableta-orinal. Así mientras el orín se resiste a salir, el canijo puede estar jugando al Angry Birds o viendo su canal de televisión favorito. Y es que, eso de que aprendan a hacer sus necesidades por si solos llega en algunos casos a ser desesperante. Así que a partir de ahora, su iPotty se convertirá en el compañero ideal para poder realizar esos menesteres. A fin de cuentas, ¿no te metes tú en el baño a jugar al Candy Crush? En este link tendrás toda lo que necesitas saber sobre iPotty.

tubarro para bici3.- Turbospoke: Si, lo sabemos: siempre has tenido alma de motero macarra, de esos que tuneaban el tubo de escape de la burra para que se escuchara allá por donde pasara. Claro, tu hijo es menor y todavía no puede conducir una Chopper. Pero existe solución al problema: puedes ir introduciéndole en el mundo del ángel del infierno, con este tubarro para bicicletas. En cuanto se lo coloques a su bici con ruedines se convertirá en el amo del parque con su explosión de decibelios. Posiblemente este regalo se convierta en tu propia tumba o más bien en la de tus oídos, pero no te preocupes, tu muchacho será el más malote del barrio. Si te gusta el turbospoke, en este enlace tienes todos los datos.

otamatone4.- Otamatone: así, por el nombre no sabrías si te están recetando un medicamento o si te están llamando sordo en tu cara. En realidad te están recomendadno un isntrumento musical que no se sabe muy bien si es una flauta o un saxofón. En la web señalan que es algo “entre un stylophone, un theremin, y un personaje de cómic”. Perfecto ya lo tengo más claro. Lo del personaje de cómic me confunde un poco pero da igual. Mientras las notas salgan correctamente siempre es bueno que los enanos aprendan a tocar un isntrumento, aunque se llame Onamatone. Claro que también dice en la web que lo vende que el aparato “incluye una pequeña guía para que te hagas una idea de a qué nota pueden corresponder algunos tramos del tubo”. Vamos que no tenemos muy claro con que nos podemos encontrar cada vez que nuestra niña le dé por tocar el instrumento y lo que hoy es un Do claro, mañana se puede transformar en un Fa. Si aun así estás decidido a comprar este engendro de instrumento, aquí tienes todos los detalles.

la mierda hucha5.- La Shit Piggy Bank: ideal para que tu pequeño no empiece a gastar por encima de sus posibilidades cuando llegue a mayor. La “mierda-hucha” hará que la princesa de la casa no quiera acercarse a sacar dinero de ella, claro que a lo mejor tampoco lo quiere meter. Mejor que no se lo echen los Reyes. Este es sin duda el regalo ideal para la amiga repipi de tu hija o para llevarlo a una de las fiestas de cumpleaños que organiza Ana Mato. Si quieres saber dónde comprar la “mierda-hucha” sólo tienes que pinchar en este enlace.

Hello kitty fronthello kitty back6.- La carcasa Hello Kitty: ¿tienes hijas a las que le superan las cosas? ¿Es super-fashion? Pues ni tan siquiera te tienes que meter en Internet. Con que te acerques por un H&M bastará y tendrás el regalo ideal. Esta funda Hello Kitty para iPhone hará que sea la envidia de todas sus amigas. Es más, no tendrás que volver a gastar dinero en pendientes. Cada vez que la pequeña adolescente acerque el teléfono, la gatita sin boca ocupará todo el pabellón auditivo. Advierto: la gatita del infierno (yo creo que en realidad se llama Hell Kitty) se ve a distancia kilométrica.

La música de este post correrá hoy a cargo de los canadienses Arcade Fire. Su último álbum, Reflektor se puede encontrar entre los mejores de los aparecidos el pasado año. Este vídeo es el tema que abre el álbum.

Apple no es Ryanair

Los nuevos iPhones supuestamente "low cost".
Los nuevos iPhones supuestamente “low cost”.

Como es habitual cada vez que Apple presenta alguno de sus nuevos productos, el mundo tecnológico entra en éxtasis. En realidad, el clímax sólo se produce cuando se habla del iPhone en donde los medios, los blogs o las redes sociales se lanzan al sexo desenfrenado. La bacanal se transforma en mero sexo con protección si lo que la compañía de Cupertino presenta son, por ejemplo, unos nuevos iMac. Pero no ha sido el caso. La expectación ante el lanzamiento de los nuevos iPhone ya era brutal y como siempre los rumores sobre las características de los nuevos terminales empiezan a gestarse prácticamente desde que se presenta el modelo anterior (ahora mismo ya se empieza a comentar lo que traerá consigo el posible iPhone 6).

Uno nunca ha sido fanático de los dispositivos de Apple, salvo del primer iPhone que sí me sorprendió. El último modelo, el iPhone 5, no me pareció ninguna maravilla. De hecho son varios los modelos de smartphone que superaban al de Apple. Sin llegar a lo que supuso la aparición del primer iPhone, el nuevo 5S, sí que me parece que aporta cosas interesantes, sobre todo lo que se refiere al lector de huella dactilar, con lo que sólo el dueño del teléfono podrá tener acceso al mismo y permitirá, entre otras cosas poder realizar pagos de forma segura. Claro, les presentas esto a los iphoneros y a ninguno se le ocurre preguntarse cuáles son las desventajas de esta tecnología. Nos han comido tanto el tarro con el tema de la seguridad que no caemos en otras comsecuencias. Así, todo el mundo es felicísimo colgando fotos en el Facebook o dando rienda suelta a todo tipo de pensamiento que sólo compartiría en la calle con sus amistades más íntimas. Por ese motivo muy poca gente se habrá preguntado a dónde van esos registros de tu huella dactilar. Dado que vivimos en un permamente Gran Hermano y teniendo en cuenta que la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU., ha afirmado que puede obtener la información que quiera de cualquier smartphone, esa innovación del iPhone (que por cierto ya probaron antes otros fabricantes como Toshiba) ya me gusta menos.

Cuando presentaron el iPhone 5 los locos de la marca de la manzana mordida ya se apresuraron a pregonar todo tipo de alabanzas sobre el mismo. Todos los demás teléfonos del mercado eran bazofia. Y fueron a la velocidad de la luz a comprar el cargador de coche porque a Apple le dio por cambiar el antiguo conector (no, en Apple son incapaces de poner un puerto micro USB, porque son así de modernos). Y todos contentos con su nuevo modelito. Y todos ellos… ¡se han quedado obsoletos porque Apple ha decidido que descataloga el iPhone 5 aunque siga vendiendo el iPhone 4S! Así que a todos los que os habéis comprometido con vuestra operadora por dos años o hayáis pagado la pasta que os pedían por él, Apple considera que sois tan caducos como aquellos que tengan el iPhone original o el 3GS, con la diferencia de que éstos últimos ya han amortizado su terminal.

Otra cosa sorprendente es el otro terminal que también presentaron el pasado miércoles. El denominado iPhone “low cost”, que se comercializará con el nombre de iPhone 5C. La C quiere decir caro, porque para ser de bajo coste el que lo quiera comprar liberado tendrá que desembolsar la simbólica cantidad de 549 dólares. Eso sí los materiales con los que está fabricado este modelo sí son más baratos. Por ejemplo, está hecho de plástico, lo que abarata el terminal. Sí, sí, Apple ha cedido a las bondades del plástico a pesar de que durante años ha estado poniendo a caldo a todos los fabricantes por incorporar este material en sus terminales. Ellos siempre han sido más selectos y exclusivos y nunca trabajarían con ese elemento tan ramplón. Claro que, para intentar convencer al personal, en Apple dicen que no, que su iPhone “barato” está hecho de policarbonato. Vamos, lo que viene a ser un tipo de plástico.

De todas formas, me sorprende la indignación en cuanto al precio del teléfono de marras. ¿Qué os creíais, que Apple iba a sacar un smartphone al módico precio de 100 euros? Nunca ha estado en la política de la empresa creada por Steve Jobs presentar productos económicos. Apple no es Ryanair. Los reyes del glamour no se pueden relacionar con la chusma. Sus productos son para gente selecta y si la plebe lleva un iPhone en el bolsillo es porque han pedido un crédito o han contraído matrimonio indisoluble con su operadora de telefonía. Lo siento, pero Ferrari nunca sacaría un coche de 20.000 euros ni al propietario de un terreno en la urbanización La Finca se le ocurriría construir un conjunto de adosados. Es algo a lo que deberíamos acostumbrarnos. Si quieres un iPhone, lo tienes que pagar aunque te decantes por el modelo “low cost” y si no puedes tienes dos opciones:  te endeudas o te compras cualquiera de los que venden a 150 euros que total para chequear el WhatsApp o jugar al Candy Crush te es más que suficiente.

La crisis no está haciendo que nos acostumbremos a querer sólo lo necesario, sino que siempre queremos más. Siempre tendemos a crearnos necesidades aunque no podamos permitírnoslas, aunque sea un iPhone de plasticorro. Así que la música de hoy acompaña perfectamente: Eddie Vedder, líder del grupo Pearl Jam y que compuso esta deliciosa canción, titulada “Society”, para la película “Into the wild”. La letra es un leñazo en toda regla a la sociedad de consumo.

Eres lerdo. Be smart my friend

El auténtico smartwatch ochentero.
El auténtico smartwatch ochentero.

Uno de los inventos que parece que va a acaparar la atención de la sociedad de consumo tecnológica va a ser el mercado de los denominados relojes inteligentes, también llamados “smart watches”. Ahora todo tiene que ser smart, y así hablamos de smart business, smartCity, smart commerce, smartphone, smartPC, smartTV… No deja de ser una ocurrencia más del creativo de turno. A mí esto de que todo sea inteligente me lleva a pensar que las empresas tecnológicas creen que somos imbéciles y por ello desarrollan dispositivos y aplicaciones verdaderamente listas que nos ayuden en nuestra necedad. Gracias a este tipo de aparatos nos sentimos más poderosos. Somos los amos del mundo y les otorgamos toda nuestra confianza, por mucho que, por ejemplo, el GPS se empeñe en llevarnos por el camino más largo: si la voz surgida del aparato de marras te dice que tienes que dar un rodeo de un kilómetro para llegar a tu destino, por mucho que éste se encuentre a cien metros, se hace lo que aconseja la voz en off y punto. Al fin y al cabo es más smart que tú.

Yo pensaba, cuando escuchaba la palabra Smart, que me estaban intentando vender un coche, pero lo cierto es que ese vehículo ovoide fue el precursor de toda una fiebre en el sector tecnológico. Lo inteligente está aquí y a ti te hará idiota.

Como he mencionado, lo último en incorporarse al mundo inteligente han sido los pelucos. Antes se presumía de Rolex, Omega,… Se supone que en poco tiempo Apple sacará a la venta su iWatch y entonces el mundo de la joyería cambiará por completo. Te convertirás en un completo espécimen si no te compras el reloj de la manzana. Ya estoy viendo la fiebre subir de temperatura:

–          Me he comprado el peluco de Apple… ¡Mola mazo!

–          Pues yo lo he pillado en negro que le da un aire más sofisticado

Vamos a ver que la idea puede ser cojonuda, pero tengo la sensación de que a veces nos olvidamos de la función principal. Un reloj sirve, fundamentalmente para saber qué hora es, no para consultar el correo electrónico. Básicamente porque te vas a tener que dejar los ojos si quieres leer un e-mail en la pantalla de un reloj. ¿Acaso no tenías suficiente con el móvil? Claro que lo del móvil es lo mismo: ya no se utiliza para hablar. Ahora se prefiere utilizar el whatsapp o el Line. Da igual que un tema lo puedas resolver en una conversación de un minuto. Es mejor darle al teclado virtual y mandar emoticonos y tirarte un cuarto de hora mandando mensajes…

El caso es que como Apple ha estornudado ahora estamos todos detrás de ver con qué cacharro nos va a sorprender la compañía de Cupertino… sólo que esta vez la idea no es nueva. El reloj inteligente existe desde hace muchos años y no, no lleva la firma Apple. Por ejemplo, la japonesa Seiko, que también fabrica impresoras (bajo la marca Epson) ya empezó a desarrollar los primeros teléfonos inteligentes. Eso sin olvidarnos de los famosos Casio Calculadora que muchos llevábamos en nuestras muñecas allá a principios de los 80 (sí y también se llevaban las hombreras, los pelos cardados y los pantalones tobilleros). Algunos, rizaban el rizo y en vez de calculadora incorporaban un pequeño videojuego con el que se podían abstraer de las tediosas clases de Lengua. Pero fue IBM, allá por el año 2000, la primera que empezó a dar un salto cualitativo en esto del tema del peluco inteligente. Funcionaba con Linux y el Gigante Azul llegó a un acuerdo con la relojera Citizen para su posterior comercialización. Claro que no se llamaba smartwatch, sino Watchpad. Entre otras funciones incorporaba Bluetooth y reconocimiento de huella dactilar.

Sin embargo ha sido insinuar Apple que va a sacar al mercado el iwatch, para empezar todos a alabar lo visionaria que es la compañía. ¡Joder, si hasta Sony ya ha sacado al mercado un reloj similar y Samsung lo va a hacer también y lleva trabajando en ello desde los años 70. Así que no. Apple, (tampoco) en este caso ha descubierto la pólvora De verdad que no entiendo este afán por hacer de Apple la compañía más visionaria del mundo de las TICs cuando NO LO ES.

En fin que en los próximos meses nos enfrentamos ante la invasión de los relojes inteligentes dirigidos al mercado del memo. Si se tiene un smartphone, el reloj pierde su sentido, por mucha tecnología que incorpore. Son muchas actualmente las personas que han prescindido de su peluco, porque la hora la miran… ¡Sí, efectivamente!, en el móvil. El smartphone ha arrasado con todo: con los reproductores MP3, con las cámaras fotográficas, y también con el reloj así que carece de sentido un invento de semejantes prestaciones.

De todas formas, los relojes no tienen la exclusividad friki del mundo Smart. De tan tontos que somos también tenemos las Smart Shoes. Horteras donde las haya y con altavoz incorporado son unas zapas que hablan al usuario. Como no tenemos suficiente con el individuo que va con el auricular bluetooth en la oreja mientras habla o los latinos con su bachata tronando desde el altavoz del smartphone, ahora vamos a ver a los que se dedican a correr por el parque (perdón, los runners) escuchando los consejos que le dan sus zapatillas inteligentes. ¿De verdad que queremos hacer footing o jugar al baloncesto con un altavoz en nuestros pies? El proyecto de esta zapatilla es de Google, pero el pasado enero Apple patentó algo similar como se puede ver en este link de patentes de EE.UU. ¿Qué nos jugamos a que dentro de unos meses estamos hablando de la gran innovación de Apple?

Lo dicho, tanto Smart lo que nos demuestra es que somos lerdos o al menos las compañías nos deben ver así. La tontuna se apodera de nosotros y nosotros le hacemos el juego a todas. Así que sí, definitivamente debemos ser bastante obtusos.

La música de hoy la pone The Dandy Warhols. Un maravilloso grupo que pasaba desapercibido hasta que Vodafone realizó durante años sus campañas publicitarias con este tema. De este conjunto se ha dicho que práctica un rock psicodélico parecido al de la Velvet Undergroud aunque a mí me suena más a David Bowie o a Lemonheads.

RIM ha muerto y Blackberry también

La nueva blackberry z10.
La nueva blackberry z10.

Está bien esto de intentar salvar de la defunción a una compañía pero las cosas hay que asumirlas. Si esto no se hace, la probabilidad de éxito es nula. Digo esto a colación de la presentación que tuvo lugar ayer en Nueva York de las nuevas blackberrys. De toda la información que he leído, no me he encontrado con un análisis de lo que se espera de la compañía y de lo que puede aportar al mundo móvil actual. Prácticamente todos los artículos son alabanzas al nuevo sistema operativo, a que vendrán con un número infinito de aplicaciones, a lo acertado del cambio de nombre de la empresa…

Sí. Uno de los apartados más interesantes es que RIM ya no se llama RIM: ahora es sólo Blackberry. ¿Y esto a quién le importa? Al populacho no le cuentes que su smartphone está fabricado por una empresa canadiense que se llama RIM. Ni lo sabe ni le importa. La blackberry era de Blackberry y lo de RIM le importa tres carajos. Así que, si para algunos lo más importante es el cambio en la nomenclatura de la empresa quiere decir que no aporta nada nuevo y por tanto, la compañía tiene todas las papeletas para ir encargando el pijama de madera.

Una de las cosas interesantes del mundo de los smartphones es la rivalidad no sólo entre empresas, sino entre usuarios:

–          Yo es que tengo un iPhone

–          Puff, ese teléfono no vale para nada. No hay nada como el Samsung que tengo yo.

En estas aparece otro usuario y le preguntan: Y tú, ¿qué móvil tienes? Pues yo, una Blackberry, -responde todo ufano- Así que los portadores del Samsung y del iPhone, se miran sorprendidos. Se sienten como si les hubiera caído del cielo un australopithecus afarensis tecnológico. Y es que no. Blackberry no volverá a ser lo que fue. Ha perdido protagonismo entre otros motivos porque sus aparatos fallan como una escopeta de feria. Y eso si se repite con frecuencia hace que los que siguen usando tus teléfonos se cansen, por mucho que saques nuevos modelos con diferente sistema operativo.

¡Ay el sistema operativo! Esa es otra de las novedades de las nuevas Z10 y Q10. Se llama, muy original, Blackberry 10. Y dicen los de la compañía canadiense que se han pasado dos años currando en un nuevo sistema operativo. ¡Es que lo hemos desarrollado desde cero! ¿Y? ¿Eso es todo lo que puedes aportar? Parece como si fueran niños pequeños. Si el sistema es bueno, no tiene fallos, es estable, es intuitivo y sencillo, etc., entonces los nuevos terminales podrían subir un poco de ese 2% de cuota de mercado que posee. Pero con los antecedentes que la compañía tiene, pues no parece que por mucho nuevo sistema operativo que introduzcan vayan a empezar a subir como la espuma. Dice el director general de BB en España que “los desarrolladorres se han dado cuenta del poder del nuevo sistema operativo”. Ya, pero lo que importa es que vendas producto, y aunque tengas una legión de desarrolladores detrás, si la gente no compra tus aparatitos, te quedas en nada. Y ese es el problema: que al personal ya no le gusta Blackberry porque otros le han superado en absolutamente todo y ahora no vas a recuperar la distancia que te separa de todos los demás.

Otro de los argumentos de esta repentina resurrección va a ser su mercado de apps. Los tipos de BB dicen que tienen una nueva tienda, mejorada y de calidad. Vamos a ver. Hay que saber leer a los directivos. Cuando afirman cosas semejantes lo que quieren decir en realidad es que han pasado de ser la “chino-tienda” a convertirse en el Día de proximidad. “Hombre, -aseguran-, es que ahora tenemos un catálogo de calidad de 70.000 aplicaciones” .Y es que en estos momentos los de BB sólo quieren calidad. Vamos a ver, pajarito, ¿calidad en 70.000 aplicaciones? Puff, no sé yo que hacen los usuarios del resto de smartphones que no van corriendo a reservar su nueva Z10. Si tienes 70.000 apps en tu tienda, quiere decir que algo de morralla has incorporado. Vamos, que seguro que tienes una aplicación tipo gato parlanchín o similar y, ¿sabes por qué? Pues porque la morralla le gusta al personal, aunque luego desinstale la app. Por cierto, a aquellos que tengáis una suscripción a Spotify, olvidaos de disfrutarla en las nuevas Blackberry. Entre la gran cantidad de apps de categoría, no se encuentra. Instagram, tampoco.

Los de BB siempre han ido presumiendo de ir a un nicho de mercado superprofesional. A ellos lo que les molaba era el directivo encorbatado y la ejecutiva agresiva. Era su mercado selecto. Claro, que luego lo que pedían las adolescentes y los chavalitos de regalo de cumpleaños era una Blackberry, mientras sus padres se compraban un iPhone, un Samsung o incluso un Windows Phone. Por eso, además han metido en la tienda un nutrido grupo de juegos: porque las Blackberry son muy profesionales

Por último vamos al apartado del diseño. ¿Qué aportan los nuevos terminales? Pues no mucho, la verdad. Son una copia calcada de otros ya existentes en el mercado, así que por ese lado tampoco le auguro mucho futuro a la Blackberry. Hombre ya que sacas un nuevo producto y, te has estado currando un nuevo sistema operativo durante dos años, bien podrías haber diseñado algo diferente a lo que hay ahora. Claro, los pocos adeptos que quedan a estos terminales dirán que uno de los modelos presentados, el Q10, tiene teclado. Ya, y las PDAs de HP de hace siete años también lo tenían y ahora no existen.

Con todo esto, si tu operadora (Vodafone será la primera en ofrecer el nuevo modelo) te hace una oferta, ¿debes cogerla? Claramente no. Ya tenemos bastante con un moribundo como Nokia al que quieren sacar del hoyo como para tener otro ahora. Y eso que la apuesta de la finlandesa sí puede ser algo más novedosa y aunque va de la mano de otro moribundo, poseen algo que RIM, perdón Blackberry, no tiene tanto: una gran cantidad de pasta.

Así que como Blackberry lleva tiempo muerta, pero hoy la han pretendido resucitar, nada mejor que dedicarle este tema de Brandi Carlile titulado “Dying day”. Carlile es una compositora influenciada por el country y el folk-rock norteamericano y cuyo principal éxito fue el tema “The story” en el que destaca la gravedad de la voz.

¿Harto de la suegra? Que los Reyes le echen el friki-regalo

Los Reyes se acercan y en esta época hay auténticos expertos en encontrar siempre el regalo “freak”. Conozco a una persona que cada año se supera a si misma y cada 6 de enero te encuentras, al abrir el envoltorio, con una sorpresa cada vez mejor. En cada ocasión que llega esta fecha y tengo que abrir el preceptivo regalo me invade el ansia por saber cuál será la morralla con la que me voy a encontrar. Lo curioso es que, lejos de molestarme, el 6 de Enero se ha convertido en una fecha ideal para pasar un momento divertido descubriendo el friki-regalo. Lo curioso del tema es que sabiendo que yo ando metido en la cosa esta del rollo tecnológico a esta persona nunca se le ha ocurrido regalarme el un regalo freak relacionado con la tecnología. Y haberlos haylos. Así que si eres de esos que todavía no ha pensado en que regalar a esa persona que no te cae bien o simplemente está tan tarado como para que le gusten estas cosas, ahí van algunos consejos.

movil bobeq1.- Sin duda alguna el número uno del ranking se lo lleva este teléfono que acaba de salir al mercado de la mano de Orange y fabricado por LG. Se trata del móvil Bob Esponja. Vamos a ver. ¿A quién le puede interesar este aparato? Evidentemente a un niño pequeño. Pero… tiene que ser demasiado pequeño para que quiera pedirles a los Reyes Magos este teléfono y seguro que no está entre sus prioridades de regalo. Así que, ¿a quién va dirigido el maldito teléfono del bicho amarillo del Krustáceo Krujiente? ¿A un adulto? ¿De qué tipo de adulto estamos hablando? Ahí le habéis dado: de un friki en toda regla. Muchachos de Orange y LG: ¿No os habéis dado cuenta de que si alguien quiere tunear su móvil con la esponja de Fondo de Bikini basta con que se acerque al chino y se compre una funda del susodicho por tres euros? En fin, lo que está claro es que si la persona a la que se le regala no entra dentro de estas dos categorías, lo tienes claro: quién te lo ha regalado no te quiere bien. Algo le has hecho y como venganza te ha caído el Sponge Bob Phone. ¡Todo un detallazo!

2.- En seguwifisetando lugar nos encontramos con este engendro: ¡la wifiseta! En este caso no se me ocurre pensar quién está más perturbado: si el que la inventó o los que se la compran, porque a juzgar por la página web, la realidad es que el personal la adquiere, ya que sólo quedan disponibles wifisetas de tamaño pequeño. ¿En qué consiste el invento? En una camiseta que según pone en el anuncio “detecta las redes wifi sin necesidad de ordenador”. Es de suponer que también las detecta sin un smartphone o sin una tableta, así que si no tengo nada de eso alguien me puede explicar ¿para qué demonios necesito que una camiseta me diga que hay redes wifi a mi alrededor?

3.- En tercer lugauricularar tenemos este auricular para todo tipo de smartphone, aunque en la tienda lo vendan como sólo apto para el iPhone. Muy apropiado para llevar a cualquier parte y para ir hablando por teléfono a la antigua usanza. También sirve para escuchar la música que lleves en el Smartphone. Eso sí, no pidas que sea en estéreo ni que tenga Surround Sound ni nada por el estilo. La escucha se hace en genuino sonido mono. Sin duda es el regalo ideal para personas que no se manejan bien con esto de los teléfonos móviles. Eso sí, llevarlo en el bolsillo del pantalón o de la chaqueta es un tanto complicado.

despertador pistola4.- Este es de mis favoritos: el Reloj Despertador Pistola Láser. ¡Como si no fuera complicado levantarse por las mañanas! Ahora resulta que tenemos que dormir con una pseudo-pipa debajo de la almohada y cuando el maldito despertador empiece a sonar tan sólo tenemos que, incorporarnos, cogerla y apuntar, al estilo John Wayne, a la diana para que se apague la alarma. Vamos, anda. Eso sí, en la web en la que lo venden aseguran dos cosas: que la persona a la que se lo regales se acordará de ti toda su vida (y tanto, seguro que cuando se lo regale estará pensando por qué la pipa no es real) y que es un original “rompesueños”. Más que “rompesueños” es un auténtico generador de pesadillas.

pelota mando5.- Por supuesto no podía faltar el regalo ideal para el friki del fútbol. Se trata de un práctico, útil y, sobre todo, cómodo y agradable mando a distancia. El problema radica en que tiene forma de pelota, con lo que no sé si será más difícil apuntar correctamente al televisor, marcar los canales o ambas cosas a la vez. Eso sí, cuando tus colegas lleguen un día a tu casa vas a quedar de vicio: “es que tengo un mando que es la pera”. No tarugo, no. Tienes un mando a distancia que es un balón y lo que indica es que tu mollera no funciona en condiciones. El balón, perdón, el mando, tiene de todo según indican en la web: Botones de encendido, apagado, volumen, cambio de canal, mute… Además alcanza hasta 7 metros. Eso sí, como en el caso del reloj despertador pistola láser en la página web aconsejan tener precaución con la persona a quién se le regala, ya que “puede herir la susceptibilidad del cliente”. En definitiva, este es el regalo ideal para tu suegra: seguro que no te vuelve a invitar más a comer a su casa y tu estarás feliz el resto del año.

Evidentemente, la música para finalizar este post tenía que ser algo relacionado con lo freak y en este caso, no ha mejor tema (temazo, por otra parte) que “Le freak” del grupo Chic, una de las mejores bandas de música disco de la década de los 70, mezclando ritmos como el funk, el soul o el R&B y que tuvieron influencias en gente como Diana Ross, Sister Sledge, o Donna Summer.